Tratamientos efectivos para la depresión

tratamientos para la depresion

La depresión se caracteriza por un sentimiento de tristeza, desanimo, una permanente desesperanza, y desgano por  todo, nada es suficiente para motivar una reacción de la persona deprimida. Cuando estos sentimientos duran poco tiempo, pueden ser sólo una reacción normal ante cualquier frustración en la vida y pueden considerarse como normales.

Pero cuando estos sentimientos tienen una duración superior a dos semanas y empiezan  a  interferir con las actividades cotidianas, muy posiblemente estamos ante un episodio depresivo, al que se le debe prestar atención. En caso de estar afrontando la depresión de un ser querido o incluso la propia, se debe tener el conocimiento suficiente para saber que se necesita ayuda profesional, que existen diferentes tipos de depresión y algunas son más graves a que otras y tienen tratamientos diferentes. No existen dos casos de depresión totalmente iguales, con la misma severidad, frecuencia y duración de síntomas.

Clases de depresión que existen

  • El trastorno depresivo leve, se puede presentar en cualquier edad,es una depresión real, pero en este caso es menos grave que los demás tipos de depresión. Los síntomas de la depresión que se presentan  a menor escala como la irritabilidad, la falta de concentración, el trastorno de sueño, la falta de apetito y la tristeza.
  • La depresión mayor presenta una combinación de síntomas que llegan a  paralizar y a interferir en la  capacidad de trabajar, estudiar, comer y dormir.  Se puede dar  una vez en tu vida o con más frecuencia, o puedes  vivirla después de una experiencia muy dolorosa en tu vida, la  muerte de un ser querido, una ruptura sentimental, una enfermedad o algún otro evento fuerte en  tu vida. Los síntomas se caracterizan por que además de los de un típico caso de depresión se le suman dolores físicos, que pueden llegar a confundirse con un padecimiento físico, en este tipo de depresión empiezan a darse ideas suicidas.
  • El trastorno bipolar, se caracteriza por cambios en el estado de ánimo de la euforia a la tristeza. Durante la fase de manía, la persona puede experimentar irritabilidad, una baja necesidad de dormir, nociones de grandiosidad, conversación aumentada, pensamientos acelerados, incremento de deseos sexuales, incremento notable de energía, mal criterio y una conducta social inapropiada. Durante la fase depresiva, una persona experimenta los síntomas de una depresión mayor. Los cambios de estado anímico de maniaco a depresivo son comúnmente graduales, aunque pueden llegar a ser repentinos.

Habiendo definido el tipo de depresión, la situación emocional, la historia familiar y el ambiente que rodea el caso,  se podrá establecer el tipo de tratamiento indicado para cada paciente. El tipo de tratamiento recomendado dependerá de sus síntomas y podría combinar antidepresivos  y terapia.

Algunos tratamientos psicológico de la depresión

La psicoterapia ha logrado a través de los años, ser una opción efectiva como tratamiento para la depresión, tanto en los casos de depresión leve como en los casos más agudos, convirtiéndose en uno de los recursos más usados, para atender y superar un episodio depresivo en los diferentes centros de rehabilitación.

La psicoterapia, sola o combinada con fármacos, ha sido muy efectiva en los casos de depresión, tanto para el tratamiento como para prevenir recaídas. Las más utilizadas son:

Terapia interpersonal: Las relaciones sociales a veces pueden influir e incluso mantener la depresión. Cuando una persona está deprimida, sus relaciones también pueden sufrir, esta terapia esta centrada sobre todo en mejorar  la comunicación, e incrementar los intereses sociales y restablecer la autoestima y la seguridad del paciente en sí mismo y sus capacidades y destrezas.

Terapia cognitiva: Direccionada  a modificar los pensamientos, creencias y actitudes negativas que acompañan a la depresión. Los pacientes  y  terapeutas colaboran activamente para alcanzar objetivos establecidos, como borrar esos patrones de pensamiento inútiles y mejorar la capacidad de resolución de problemas.

Activación conductual: Para las personas con depresión más grave, su objetivo fundamental es la movilización del paciente a fin de incrementar las experiencias gratificantes ayudando al paciente que tienen tendencia a conductas de riesgo a autolesionarse con intentos suicidas.

Hacerlo por tratamiento con medicamentos

Los medicamentos que se recetan con mayor frecuencia para tratar la depresión son los antidepresivos  que actúan son los inhibidores selectivos de la re captación de serotonina, se encuentran en el mercado como:

  1. Fluoxetine (fluoxetina)
  2. Citalopram.
  3. Sertraline (sertralina)
  4. Paroxetine (paroxetina)
  5. Escitalopram.
  6. Prozac

Muchas veces el paciente y su familia se preocupan por los cambios que estos medicamentos puedan generar en su comportamiento y la posible adicción que pueda darse de los mismos. Pero está comprobado que los antidepresivos no son adictivos y los cambios que pueden presentarse, son los de mejorar el estado depresivo.

Dosis y efectos secundarios de la medicación

 Una persona no permanece mucho tiempo con la misma dosis que le recetaron inicialmente. El médico ira evaluando el efecto y la conveniencia del mismo en el paciente y así determinará el tiempo y la dosis que se debe administrar.

 El inicio de un tratamiento con estos medicamentos suele ser la parte más difícil, se puede alterar el sueño, presentar dolores de cabeza, generalmente estas molestias pasa a las dos semanas.

¿La depresión tiene cura realmente?

La experiencia demuestra que SI, la depresión si de cura, depende en un principio de los medicamentos y/o terapias, seguidamente, así haya que recibir un tratamiento para prevenir recaídas. Por ultimo dependerá del compromiso que el paciente tenga con su propio bienestar ya que  la depresión se debe combatir desde el actuar diario de cada paciente, aquí unos de esos pequeños pero valiosos hábitos que debemos establecer para tener una visión más positiva de la vida:

  • Comer sanamente.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Dormir bien.
  • Compartir con su familia y amigos
  • Reírse, no se debe negar ninguna posibilidad de reír
  • Escuchar música.
  • Orar, independientemente de cual sea la creencia, orar trae paz y tranquilidad. 
  • Consentirse con un buen masaje relajante de vez en cuando.
  • Quererse mucho, el paciente depresivo debe tener claridad en que es la persona más importante de su vida, no lo debe olvidar.

Y aunque existe un porcentaje de casos más resistentes, que deben ser manejados con Atención Especializada, a menudo con comorbilidades psiquiátricas, abuso de tóxicos o ideas de suicidio. Pero en términos generales,  hay cifras muy esperanzadoras sobre  el futuro del tratamiento de la depresión porque cada vez se conoce más de los mecanismos cerebrales subyacentes, existen  con tratamientos seguros y eficaces, y contamos con  nuevas líneas de investigación científica en desarrollo.

Quizá te interese:

¿NECESITAS AYUDA?

Déjanos tus datos y uno de nuestros especialistas te llamará, consulta gratis.


Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea