“Mi hijo pega en el colegio”: ¿Qué hacer?

mi hijo pega en el colegio

Nadie está preparado para crecer y enfrentar lo que los caminos de la vida tienen para cada uno. Entre ello, se encuentra el derecho de asistir a una institución educativa con el fin de adquirir conocimientos integrales de diferentes ciencias que nos servirán para desarrollarnos en la vida. Igualmente, para fortalecer las habilidades sociales que en el hogar han sido fomentadas.

Recordamos que la edad escolar en la que se categorizan los niños y adolescentes es aproximadamente entre 2 a 17 años, por lo que enfrentan múltiples cambios fisiológicos y percepción del mundo, lo cual influye el comportamiento que adquieren.

Sin embargo, la etapa escolar para muchos niños y adolescentes puede resultar agotador, no solamente por la variedad de materias que se aprende año tras año, sino por el ambiente de las relaciones sociales en las que se conviven aproximadamente 8 horas diarias por 5 días a la semana.

Socialmente hablando, en todo lo que describe el concepto de “colegio” los niños y adolescentes comienzan a descubrir sus gustos, habilidades, capacidades, fortalezas y debilidades desarrollando diferentes actividades en grupo, pero dado que todas las personas cuentan con pensamientos ideologías y personalidades diferentes, los problemas se pueden presentar.

Dichos problemas por falta de comprensión entre los menores pueden causar un sistema de poder donde unos cuantos optaran por ser los que llevan el mando por medio de maltrato físico optando por golpear a otros estudiantes.

Así, la acción de pegar o golpear hace parte de la evolución experimental y defensivo de todo ser humano, pero se convierte en agresión cuando la situación a la que se enfrenta sale de control abusando de la fuerza de manera impulsiva.

¿Por qué mi hijo golpea en el colegio?

En el acoso escolar también conocido como bullying, existen dos actores: el acosador y la víctima, el primero es aquel que comete los actos agresivos entre los cuales se encuentra golpear; y el segundo se trata de quien recibe todo el dolor.

Entonces, los comportamientos de violencia pueden haberse reflejados desde pequeños hasta el punto de que se adoptara dentro de su forma de ser

Para entender la razón por la que el niño golpea en el colegio, es necesario comprender cómo ha sido su desarrollo en los diferentes grupos sociales y ámbitos en los que se desenvuelve, desde el ambiente en el hogar con la familia hasta otras actividades extracurriculares fuera de su horario académico como deportivas o artísticas.

Por ejemplo, los primeros años de vida, los niños suelen pegar como forma de expresar su desagrado ante algo o de cierta manera descargar su frustración represada. A medida que crecen sin ser corregido los impulsos des adaptivos emocionales, se intensifican hasta optar por canalizar su rabia en los golpes.

Ahora bien, es momento de dar un paso atrás para ver el panorama completo del comportamiento de tu hijo:

  • ¿Existen problemas en el hogar como discusiones entre papá y mamá, o con los hermanos, las cuales el menor haya presenciado?
  • ¿Existen antecedentes familiares de violencia o en el circulo social donde se relaciona el menor?
  • ¿Cómo es el ambiente o lugar donde habita? ¿Tranquilo? ¿Peligroso?
  • ¿El menor ha sufrido algún acontecimiento traumático o significativo?
  • ¿Cómo es el comportamiento del menor cuando se siente frustrado, se enoja o siente impotencia? ¿Cuál es la reacción del menor y suya ante ello?
  • ¿Qué ha hecho para corregirlo o entender lo que le acontece?
  • ¿Cómo es usted como padre o madre? ¿eres autoritario o demasiado permisivo?

Las preguntas anteriores son unas cuantas para comprender qué le está aconteciendo al menor para que opte por pegar, ya que existen diversos motivos que lo lleven a tomar dicha conducta impulsiva.

¿Qué hacer si mi hijo pega en el colegio?

Entonces, como padres responsables es necesario prestar atención a toda la situación comenzando por comprender sin necesidad de incurrir a la violencia con agresión física y verbal por medios de insultos o palabras ofensivas para el menor cuando se esté reprendiendo el comportamiento, por el contrario, el dialogo en un ambiente neutral es el primer paso.

Si lo han llamado del colegio para avisarle que su hijo ha golpeado una vez o en repetitivas ocasiones a sus compañeros, es momento de actuar y ponerle freno a la situación:

  • Conversa con tu hijo sobre lo que ocurre, te explique sus inquietudes, problemas, anhelos, mientras escuchas atentamente y mirando a los ojos directamente.
  • Ante comportamientos agresivos, intente impedirle el uso de aparatos para que reflexione sobre sus actos, sin televisión u otro aparato electrónico o digital.
  • Acudir a un especialista de la salud mental como un psicólogo o psiquiatra para requerir terapias cognitivas – conductuales que funcionen como guía a conocer el problema y solucionarlo.
  • Fomentar la capacidad de dialogo del menor a través del dialogo, paciencia, serenidad, firmeza, empatía y calma de su parte.
  • Valida los sentimientos del menor colocándote de su lado para hacerle entender que lo que hizo fue incorrecto, de tal manera se le ofrece una solución alterna a la violencia.
  • Enséñale a reparar el daño ocasionado, con el pedir disculpas y actuar en pro de la sana convivencia.
  • Fomenta herramientas necesarias que le permitan identificar sus emociones con el fin de canalizar el enojo para soltarlo adecuadamente sin necesidad de ser violento.
  • Recuerda que criar un hijo no es tarea sencilla, pero como todo ser humano, trátalo como quisieras que te trataran a ti, brindándole todo el cariño y afecto que necesita.
  • No reprimas la forma de expresión y comunicación de tu hijo, ayúdalo a gestionar.
  • Intenta ser una persona que el menor tenga como ejemplo de conducta saludable.

Entonces, evita en todo lo posible:

  • Gritarle si lo vas a regañar por su comportamiento agresivo.
  • Pegarle, zarandearlo u optar por el maltrato físico si el menor responde faltando el respeto.
  • No darle importancia, dejar pasar la situación sin reprender o tomar lo que está aconteciendo con risa haciendo como si no estuviese pasando algo malo.

Recuerda que ningún caso se puede tolerar que el menor cometa actos agresivos como golpear.

 

Quizá te interese:

¿NECESITAS AYUDA?

Déjanos tus datos y uno de nuestros especialistas te llamará, consulta gratis.


Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea