¿Qué es la convivencia escolar?

El colegio puede ser una de las etapas más enriquecedoras para algunos estudiantes sin importar el grado en que se encuentren, ya sea primaria o secundaria, llega a ser un espacio de autoconocimiento, para iniciar vínculos de interacción social en hacer amistades, divertirse con otros compañeros con la única responsabilidad de adquirir conocimiento que respalden el hecho de “pasar el año escolar”.

Por otro lado, para otros estudiantes resulta una pesadilla ir al colegio que no ven la hora de culminar la jornada, que lleguen las vacaciones, de terminar el año, incluso culminar rápidamente la etapa de enseñanza básica primaria o secundaria, ya que su experiencia no ha sido la más agradable, ya sea por que es un ambiente donde encontró rechazo, discusiones u otro esparcimiento desadaptativo en la formación personal y/o académica.

En sí, la escuela o colegio es una institución, centro o establecimiento dedicado a impartir educación básica o inicial, primaria y/o secundaria, el cual puede ser brindado de manera pública o privada, donde se promueve la enseñanza de conocimientos de diversas materias, siguiendo unas directrices organizacionales, estructura académica por edades y actores de inciden en el proceso educativo (directivos, profesores, alumnado, padres de familia, demás).   

De ese modo, el colegio es un simple instrumento con variedad de herramientas y recursos didácticos especialmente enfocado para el desarrollo académico de los niños, las niñas y adolescentes, sin embargo, es inherente que se genere el crecimiento personal de cada individuo dentro de un ambiente socialmente participativo como lo es este medio de aprendizaje interactivo conocido como institución educativa, para promover y facilitar el aprendizaje.

Por ello, el colegio fomenta el aprendizaje tanto de cultura general como a convivir con nuestros pares, es decir que al ser un ambiente donde los estudiantes se encuentran en tratarse constantemente, es necesario que se relacionen en armonía, orden, en igualdad y valores que permitan el desarrollo del individuo como Ser integral en pro de la sociedad.

En ese sentido, las relaciones escolares que se forjan en la convivencia como el conjunto de factores y actores que intervienen de cada elemento que participan en ello, es decir, la convivencia significa cohabitar con una o más personas donde se comparte tiempo y experiencias en un mismo espacio el cual es necesario establecer reglas claras y normas puntuales con el fin de establecer límites que salvaguarden la integridad de los involucrados en la comunidad.

Generalmente, al escuchar la expresión de “convivencia escolar”, las personas suelen asemejarlo al acoso escolar, el cual ha sido un tema que causa controversia al no darle la debida importancia cuando los estudiantes manifiestan ser acosados en alguna etapa de su ciclo escolar, o presentan síntomas sin haber comentado sobre su situación de que han sido víctima de tal hecho perjudicial para su salud física y bienestar emocional, pues el acoso escolar ha sido una problemática dentro de la convivencia en el  entorno escolar por falta de un buen manejo de las relaciones interpersonales por parte de las autoridades correspondientes.

Por tal motivo, la convivencia escolar influye considerablemente en el desarrollo y crecimiento de los estudiantes al enfrentar diferentes situaciones del día a día, las diferentes ideologías, pensamientos, creencias, tradiciones, crianza, entre otros aspectos sociales que cada persona ha formado a través de los años, por ende, es deber de los profesores y directivos junto con los familiares, velar por los derechos y deberes de cada estudiante de tal manera que su integridad y bienestar sea una prioridad durante las actividades académicas, ya que la escuela hace parte de la experiencia de vida de cada infante.

La buena convivencia escolar, permite definir un ordenamiento para considerar a cada individuo con capacidades cívicas donde puedan ser participantes de procesos cotidianos al reconocer la diversidad de identidades, argumentar puntos de vista, el empleo del dialogo como método de resolución de conflicto asertivo, es decir, se forman ciudadanos activos en sociedad.

Por ello, se puede reconocer diferentes situaciones que ponen en duda la estabilidad pacífica de la convivencia escolar tales como:

  • Abuso de autoridad por parte de los profesores o directivos sin tener en cuenta las opiniones de los estudiantes antes de tomar medidas correctivas.
  • Falta de prevención, divulgación de información y capacitación sobre las consecuencias del acoso escolar dentro y fuera de la institución con tal de garantizar un lugar seguro y óptimo para su esparcimiento.
  • Falta de valores individuales y habilidades interpersonales que permiten enfatizar el reconocimiento del otro como la cooperación, trabajo en equipo, respeto, tolerancia, empatía, entre otros principios fundamentados por los padres que son el primer contacto de socialización que todo ser humano presenta.
  • Individualismo y competitividad entre los estudiantes.
  • Discusiones por bajo reconocimiento de la igual y equidad como seres humanos, por lo que enfrentan a casos de maltrato de género.
  • Falta de importancia por parte de los familiares sobre el bienestar de los hijos dentro y fuera de la institución educativa, por lo que impacta en cómo se relaciona y se comporta el infante.

En sí, la vida es un constante social, donde las relaciones interpersonales que se van adquiriendo con el tiempo en distintos escenarios, dan pie a las condiciones en la que se resuelven conflictos internos, con otras personas, el cual se van adaptando a condiciones comunitarias siendo parte de la creación de nuestra propia identidad en cualquier tipo de contexto.

 

Quizá te interese:

 

¿NECESITAS AYUDA?

Déjanos tus datos y uno de nuestros especialistas te llamará, consulta gratis.


Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea