“Mi esposo se fue de la casa”: ¿Qué hacer?

mi esposo se fue de la casa

Mantener un matrimonio saludable es una labora que lleva esfuerzo, paciencia y comprensión mutua entre la pareja, ya que la convivencia puede ser monótona, al acostumbrarse a las manías y/o malas costumbres que una persona puede adquirir con el tiempo, por tanto, la clave de que esta unión funcione depende sólo y exclusivamente de la pareja, a pesar de las discusiones, mal entendidos, problemas diarios o personales.

Si bien, las discusiones vas a estar presente dentro de un matrimonio dado que las ideologías y percepción de mundo de cada persona son individuales, aún así, existen situaciones que se salen de control dejando con desolación y estado de shock a la mujer, como es el abandono del esposo del hogar.

Para ninguna mujer con o sin hijos responsable de mantener el hogar en orden, no es sencillo a un principio que el esposo deje la casa, tanto por el hecho económico como el desequilibrio emocional que ocasiona con sentimientos de rabia, pena, impotencia, frustración decepción y un poco de angustia, aunque no parezca, tienes la fuerza suficiente para sobreponerte y levantarte con más fuerza.

Eres capaz de superar esta situación.

Es doloroso, claramente hay que hacer el respectivo duelo, pero reflexiona objetivamente sobre lo que ha pasado en la vida matrimonial, ¿Realmente conocí a mi pareja si no iba a cumplir su compromiso y prefirió irse?

Ahora bien, si tu esposo ha tomado la decisión por él mismo por cualquier motivo específico de cruzar la puerta principal y se ha marchado de la casa, surge la pregunta más incierta ¿Y ahora qué hago? Recuerda que, si tomó la decisión, éste es un hombre sin compromiso que debió de dar señales en alguna etapa de su vida junto a ti.

  1. Se atraviesa por diferentes etapas previas para determinar el siguiente paso después de que el hombre se ha ido de la casa. Como todo duelo inicial, se comienza a aparecer en tu cabeza pensamientos que dan origen a sentimientos de culpa ¿yo causé eso? ¿hay algo mal conmigo? ¿Fue mi culpa? Es momento reflexionar que todas las situaciones matrimoniales son diferentes.
  2. Revisa objetivamente lo que ha acontecido, quizá sientas un poco de enojo hacia él o hacia ti misma por actitudes, comportamientos y conductas que se tuvieron o faltaron por hacer con múltiples ¿Por qué?, todo lo anterior con el fin de corregirlos, pero hacerlo por ti misma, mas no para que el hombre regrese, sino para que el proceso de sanación sea pleno.
  3. El verdadero sufrimiento llega con la aceptación, no obstante, es la manera de reordenar tu vida, pensando en ti y tus hijos si fuera el caso. Cabe resaltar que todo el proceso lleva tiempo, pero vale la pena cada paso. Es tu momento de volver a ser feliz y reconstruirte.

Superar esta fase de tu vida es parte de ser la mujer fuerte, adulta, capaz, valiente y madura que eres, por tanto, tienes el derecho de sentir cada emoción que se manifieste para finalmente liberarte de ello:

  • Acepta la situación, por muy duro o básico que puede ser, es esencial. No te castigues tratando averiguar que fue lo que tu hiciste mal, intentar culparte por una decisión que tu pareja tomó por sí solo, o incluso lo que pudiste haber hecho para solucionarlo, no te castigues, es el primer paso para aceptar la realidad que estas viviendo, enfrentando e iniciar una serie de cambios progresivos.
  • Comienza con pequeños pasos a grandes cambios, puede sonar un poco excéntrico y radical, pero asegúrate que tu expareja no tenga llaves de la casa, ya sea cambiando la cerradura de la puerta, cambiando el lugar de los muebles o de la ubicación de la cama, elimina – oculta – enviar cualquier cosa que le pertenezca a él de la casa, redecora a tu gusto pues con ello te ayudaras a definir un nuevo espacio sin él. Así, gradualmente te ayuda a disminuir su recuerdo latente durante tu proceso al cambio de disfrutar un nuevo ambiente.
  • Valora tu circulo principal de apoyo¸ ¿A quien llamas en primer lugar cuando el mundo se te derrumba por completo? Esas personas como familia o amigos cercanos son importantes en tu proceso, claro, llámalos, desahógate, expresa cómo te estas sintiendo y comprender cada sentimiento.
  • Elabora un inventario de tus pertenencias, tener presente con los recursos con los que se cuenta en repetidas ocasiones se olvida cuando se comparte la vida con otra persona, por tanto, es necesario realizar un inventario de cosas importantes con lo que se tiene en un contexto material y económico, ya que tu expareja no es lo único que tienes, debes recapacitar maduramente tu independización emocional y económica.
  • Pensamientos positivos, si bien dar el primer paso al principio será sencillo cuando hasta los pensamientos están en tu contra, pero por medio de estrategias, mantras o pequeñas frases en forma de afirmaciones positivas diarias, te darán fuerza para levantarte de la cama. No te hagas la víctima, no asumas ese papel, recuerda que cuando una puerta se cierra, una más grande se abrirá permitiéndote crecer personalmente, como mujer, y en todos los ámbitos de la vida que así lo consienta.
  • Invierte tu tiempo y aprovecha la nueva etapa, enfócate en tu salud ya sea alimentándote apropiadamente o cuidando tu imagen personal, realizando ejercicio o actividades de tu gusto artísticos, culturales, aquello que sientas que te mueve el alma, pero lo habías dejado de hacer, en resumen, redescúbrete, pues es la oportunidad de comenzar desde cero. Por ello, escribe lo que deseas hacer, proyéctate, traza metas, nuevos objetivos beneficiosos para ti y tu entorno.
  • No descuides tu entorno, a pesar de que estas enfocando tus esfuerzos en ti y salir adelante, si tienes hijos, no los descuides, recuerda que ellos también sufren sus propias batallas internas, brinda amor, comprensión y sobre todo pasa tiempo con tus hijos realizando actividades juntos, pues no son culpables tampoco.
  • Lecciones aprendidas no se repiten, una vez concretada la separación, identifica lo que has aprendido de todo el proceso y lo que fue el matrimonio con el fin de reflexionar en futuras relaciones.

Se recomienda buscar ayuda con un psicólogo que te ayudará en cada paso.

Quizá te interese:

¿NECESITAS AYUDA?

Déjanos tus datos y uno de nuestros especialistas te llamará, consulta gratis.


Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea