Me quiero ir de mi casa, ¿Qué puedo hacer?

La casa es una construcción, un espacio o un lugar destinada a personas con el fin de ser habitada. Se considera también, una edificación cubierta a donde ir para refugiarse del clima, el cual cuenta con características particulares para cumplir con el cuidado personal, tradicionalmente suministrada por los padres y madres para preservar la integridad y bienestar durante el crecimiento de sus hijos.

Ahora bien, la casa por ser el lugar donde un ser humano crece, se desarrolla, aprende, vive experiencias a lo largo de sus primeros años y en efecto, es el primero entorno de interacción con el mundo con el que cuenta, pues el ambiente en donde habita influirá en el comportamiento, conducta y percepción de su propia existencia, por ello, tener una casa o un techo facilita el hecho de poder desenvolverse como personas proactivas en la sociedad al tener ciertas comodidades.

De esa manera, a medida que se va creciendo y el ciclo de la vida de la humanidad transcurre, la mayoría de las personas deciden irse de casa. Dicha elección es tomada por diferentes motivos como lograr independencia de los padres, por problemas personales, problemas familiares, o cualquier otra razón que como individuo tenemos la decisión de llevar a cabo.

Cuando un padre o una madre se quiere ir de la casa

Como padre o madre cabeza de hogar, tiene la responsabilidad de velas por el bienestar e integridad de los hijos, de la manutención de hogar, de “llevar comida a la casa” y suplir todas las necesidades básicas que cada miembro de la familia requiere, sin embargo, existen complicaciones donde el padre o madre piensa en irse de su casa a tal punto de tomar la decisión final de hacerlo.

Cuando un padre o una madre se quiere ir de la casa puede ser causado por diferentes motivos, pues en sus pensamientos aparecen un sinfín de agobios que a veces sobrepasan los límites de la paciencia o de su propio control, ya sea por la falta de comunicación al generarse frustración, se abren heridas del pasado que despiertan disgustos entre los miembros de la familia, entre otras situaciones donde la decisión de irse de la casa puede ser irrevocable.

Como padre o madre, ¿Qué motivo te ha impulsado a tomar esta decisión? ¿Qué tanto peso tiene para dejar a tu familia y ciertas comodidades?

Cuando un hijo se quiere ir de la casa

Cuando los hijos alcanzan una edad, la independencia y las ganas de salir adelante por sus propios medios despiertan, por lo que deciden dar el paso de irse de casa, sin embargo, existen otros motivos forzosos donde a pesar de que no sea lo que el hijo/a quiera en su totalidad, se ve obligado a tomar la decisión, por ejemplo, maltrato físico o verbal por parte de algún miembro de la familia, su padre o madre lo amenaza con sacarlo de la casa, la convivencia y comunicación no es asertiva por lo que el hijo/a sufre, entre otras situaciones.

De cualquier modo, irse de la casa implica ser responsable de las decisiones, actos y de encargarse de uno mismo para encontrar lo que se intenta buscar fuera de su casa.

¿Qué hacer si me quiero ir de mi casa?

Si has llegado a pensar en algún momento que quieres irte de casa, debes tener una o varias razones que te impulsen a tomar dicha decisión, mas no por impulso de un momento de discusión con padres o entre pareja, sino por el acumulo de diferentes factores, por lo que, si quieres hacerlo, debes tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Piensa bien si quieres irte de casa, si estas preparado/a para sobrellevar todo lo que conlleva independizarte: estar al tanto de la manutención de la vivienda, de ti mismo/a, de llevar a cabo todas las tareas responsables como la limpieza y comida, pago de facturas, entre otros aspectos para tener en cuenta.
  • Antes de irte definitivamente, comienza con ser autónomo/a, haciéndote cargo tanto de tus responsabilidades como deberes dentro y fuera de casa, por pequeñas acciones diarias como tender la cama, hacerte tu propia comida, lavar tus utensilios de comida, entre otras labores que deberás realizar una vez se mude.
  • El factor económico es importante, por tanto, busca empleo para tener ingresos acordes para pagar el alquiler, la comida, facturas, entre otros gastos con tal de que alcance para tus ahorros.
  • Necesitas utensilios básicos como una cama, para realizar el aseo, utensilios domésticos para cocinar, entre otros para cubrir tus necesidades.
  • De lo posible, puedes buscar un compañero de casa para compartir y dividir los gastos de tal manera que se logre ahorrar dinero y apoyar en las tareas domésticas, sin embargo, ten en cuenta que el convivir con otra persona puede ser complicado, por tanto es necesario establecer reglas y normas para cumplirse y evitar disgustos, enfrentamientos, ni mal entendidos.
  • Comienza a planificar tus posibles gastos, es decir, establecer un promedio mensual de cuanto dinero vas a gastar en comida, arriendo, servicios públicos o facturas, entre otros gastos, con el fin de saber la cantidad de dinero con el que cuentas al fin de mes para ser ahorrado, ser gastado en lujos u otra forma.
  • Entiende que, al vivir fuera de tu casa, te tienes que despegar de todo, es decir que, debes preocuparte por tu alimentación y no ir a la casa anterior para alimentarte. Es cuestión de que comiences a velar por ti.
  • No pretendas comenzar con un lugar grande, ya que requiere mucho trabajo, tiempo, más costoso y espacio que querrás llenar, por el contrario, múdate a una habitación con otros compañeros o un apartamento de una sola habitación. Pies sobre la tierra contando con lo que se tiene.
  • Diseña una lista de objetos que quieres y/o necesitas a corto y largo plazo, con tal de establecer pequeñas metas a medida que transcurre el tiempo, es decir, si necesitas un colchón adicional, comienza cotizando, luego ahorrando por un tiempo determinado y finalmente lograr la compra. Pequeños pasos.

 

Quizá te interese:

¿NECESITAS AYUDA?

Déjanos tus datos y uno de nuestros especialistas te llamará, consulta gratis.


Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea