Enfermedades sexuales mentales ¿Qué son?

enfermedades sexuales mentales

Hoy en día hablar de sexualidad sigue siendo un tema que causa incomodidad para algunas personas. Pero es necesario entender que existen enfermedades mentales donde está involucrada la sexualidad del individuo, la cual alcanza un grado de afectación a este.

A medida que el cuerpo humano se desarrolla, consigo se van generando cambios bioquímicos y hormonales del organismo que alteran el comportamiento individual de modos diferentes, entre ellos, se ven alterados la conducta y actitud frente al ámbito sexual.

Cada individuo atraviesa esa edad donde tiene las hormonas “alborotadas”, pero atención, los trastornos sexuales son causados por diferentes factores externos que estimulen comportarse de tal manera en la intimidad, también puede ser que la persona cuenta con modificación biológica – genética preestablecida.

Entonces, las enfermedades sexuales mentales son alteraciones conductuales que afecta el deseo y respuesta sexual, provocando dificultad en la manera como la persona se relaciona interpersonalmente, dado que las persona tuvo una educación sexual inadecuada o quizá un trauma en una experiencia sexual.

Clasificación de los trastornos sexuales

Con el fin de categorizar las diferentes enfermedades mentales que afectan la sexualidad del ser humano, la ciencia que estudia la conducta humana que intenta definir entre lo normal y anormal, divide en tres categorías como son la parafilia, las disfunciones sexuales y de identidad sexual. Cabe resaltar que cada uno de los trastornos manifiestan síntomas independientes.

¿Qué es la parafilia?

La parafilia como trastorno sexual son todos aquellos actos inusuales, extravagantes, donde la persona se deja llevar por la imaginación con le fin de lograr la excitación sexual. Se caracterizan principalmente por realizar dichos actos de fantasía de manera repetitiva e intensas para impulsar el deseo sexual, por lo que recurren al uso de objetos, incitar a sentir sufrimiento o humillación propios o de otras personas.

Cabe destacar que son consideradas desadaptativas a las normas sociales, por lo que dañan la calidad de vida de las personas que se relacionan con el individuo, de quienes lo rodean, hasta propias. Entre las enfermedades dentro de esta clasificación se encuentran:

  • Exhibicionismo: Caracterizado por la excitación que siente una persona al exponer espontáneamente los genitales con frecuencia en sitios públicos.
  • Voyeurismo: Consiste en la excitación dada por ver a escondidas o no, a personas teniendo relaciones sexuales, alguna otra actividad relacionada o simplemente desnuda.
  • Froteurismo: Se caracteriza por que la persona encuentra alto nivel de excitación al frotar su órgano genital sin consentimiento previo con el cuerpo de otra persona. Por ejemplo, cuando se va en un bus público y un hombre roza su miembro constantemente con el cuerpo de una mujer u otro hombre sin consentimiento, se considera este tipo de trastorno.
  • Fetichismo: Se trata de aquella persona que se estimula al observar y manipular objetos inertes. Existen diferentes fetiches, como usar ropa interior del sexo opuesto durante el coito o por un acto específico como tener relaciones en un automóvil.
  • Pedofilia: Entre los trastornos mas depravados que existen, consiste en encontrar placer de la actividad sexual entre un adulto y un niño.
  • Sadismo: Consiste en que la persona necesita infringir dolor a otra persona para sentirse estimulado sexualmente, ya sea con o sin consentimiento de la otra.
  • Masoquismo: Al contrario de la anterior enfermedad, la persona se estimula sexualmente cuando es humillado, atacado, acosado o maltratado, es decir, siente la necesidad que le hagan daño para excitarse.

¿Qué son las disfunciones sexuales?

Se le conoce como disfunción sexual a todas aquellas transformaciones que se generan durante el acto o actividad sexual. Éste trastorno puede presentarse en cualquier etapa de la vida sexual de la persona, ya sea al inicio, durante o incluso al momento de alcanzar cierta edad. Cabe resaltar que las causas de los problemas que provocan pueden ser tanto físicas como psicológicas. Entre las cuales se destacan los siguientes trastornos:

  • Trastorno del deseo sexual: hace referencia a todos los inconvenientes psicológicos que afectan el estímulo sexual psicológico hacia los genitales. Dentro de este grupo se encuentran enfermedades como:
    • Deseo sexual inhibido, es cuando la persona no siente deseo sexual o falta de fantasías que lo estimulen, es decir que siente apatía y desinterés por todo lo relacionado con la conducta sexual regular de todo ser vivo.
    • Trastorno por aborrecimiento al sexo, se da cuando la persona evita cualquier contacto con sus genitales y de los demás, ya que provoca alto nivel de ansiedad y pánico en todo lo que conlleva el acto sexual.
    • Trastorno de la excitación sexual, dado cuando la persona presenta impotencia o falla en sus genitales para realizar el acto sexual o mantener la excitación de este, ya sea por miedos, preocupaciones o traumas previos.
    • Trastornos del orgasmo, conocido en los hombres como “eyaculación precoz” y en las mujeres como “anorgasmia”, se da cuando la persona a pesar de excitarse normalmente antes y durante el acto sexual, no presenta o se retrasa el orgasmo.
    • Trastorno por dolor, dicen que el dolor es psicológico, sin embargo, se puede presentar en cualquier intento del acto sexual ya sea por trastornos en los genitales, deformaciones, o traumas.
    • Vaginismo, se da cuando la mujer tiene problemas en forma de espasmos vaginales como reflejo de supervivencia que contraen los músculos provocando el cierre de esta al momento de realizar el coito.

Tratamiento para las enfermedades sexuales mentales

Como todo trastorno mental, debe ser diagnosticado bajo un grupo de especialistas en la salud mental que garanticen la mejoría del paciente en cada paso hacia la recuperación de los síntomas establecidos por el mismo.

Por ello, el psicólogo, psiquiatra y/o terapeuta apoyan incondicionalmente a mejorar el trastorno mental que está afectando la sexualidad de cada paciente, puesto que el primer paso es dado por el individuo con el fin de fortalecer aspectos de su vida personal, con su pareja sentimental y familiar.

Por lo tanto, para tratar los diferentes trastornos mencionados anteriormente, se emplea la intervención psicoterapéutica a través que grupos de ayuda, con la pareja sentimental – conyugue, y de manera individual. Igualmente, depende de la gravedad del cuadro clínico del paciente, se suele combinar con la inducción de fármacos.   

 

Quizá te interese:

¿NECESITAS AYUDA?

Déjanos tus datos y uno de nuestros especialistas te llamará, consulta gratis.


Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea