Comportamiento de una persona alcohólica

comportamiento de una persona alcoholica

El alcohol a pesar de ser una sustancia que altera la conducta humana, pero es legal a nivel mundial es considerada una droga psicoactiva el cual disminuye las funciones normales del sistema nervioso central dejando al organismo más vulnerable a alteraciones conductuales del ser humano durante y después de su ingesta.

En otro sentido, el consumo frecuento de bebidas alcohólicas modifica el comportamiento que tiene una persona, es decir, que antes de comenzar a ingerir la persona se puede encontrar en un estado tranquilo pero una vez en su organismo una cantidad significativa de alcohol, la misma persona puede tornarse violenta, malhumorada, alegre o eufórica, esto quiere decir que las conductas que adquieren cada individuo son diferentes dependiendo de su estado de ánimo en el cual se encuentran consumiendo la bebida alcohólica.

Así mismo, al ser constante el consumo del licor se convierte en una sensación de necesidad, dependencia e indispensabilidad que induce al sujeto cambiar su comportamiento en su momento de “sobriedad”, en su día cotidiano consigo mismo y posiblemente atentando con la integridad de las demás personas. En ese momento, es donde aumenta las afectaciones del consumo en exceso.

Causas de cambio de conducta por consumo de alcohol

Las alteraciones que el organismo experimenta una vez que se ingiera alcohol son diversas para cada persona, pues las emociones, grado de alcohol, tipo de bebida y cantidad de alcohol influyen en las afectaciones que se desarrollan. Es por ello por lo que, cada persona que cae en la droga del alcoholismo lo hace por diferentes factores psicológicos, físicos, biológicos o hasta sociales.

Está comprobado que el ambiente en el que se encuentra rodeado el sujeto o las interacciones sociales, influyen en la toma de decisión de consumir alcohol por lo que se vuelve mas propenso a involucrarse excesivamente a la dependencia al licor, dadas las frecuentes fiestas donde cabe la posibilidad de encontrar otras drogas, también se debe al circulo social como amistades al querer experimentar o encajar, así mismo los antecedentes familiares con el alcohol incrementan los riesgos a caer en la tentación de la adicción al alcohol.

Entre otros factores, se encuentra la baja autoestima, antecedentes personales con otras drogas o dependencias para resguardarse en una nueva, la facilidad que se tenga al alcohol, problemas de relacionamiento social, huir de los problemas personales por los que se esté atravesando o de algún dolor traumático.

Conductas comunes de una persona alcohólica

Las alertas que las personas muestran cuando comienza a exceder del consumo de alcohol son notables a medida que aumenta la ingesta y su frecuencia, por ejemplo, una vez probado el licor en exceso, la persona puede cambiar su conducta comenzando con incumplir con responsabilidades laborales, familiares o sociales pendientes, deja de realizar actividades que frecuentaba como deportes u otros ejercicios físicos, además se pueden presentar otros comportamientos como:

  • Iniciar o participar en actividades peligrosas para el mismo o que coloque en riesgo a los demás, de igual manera incluye el alcohol para realizarlas.
  • Oculta el vicio creado al beber alcohol, se nota nerviosa o ansiosa la persona por el temor de ser descubierto o sentir la necesidad de consumo.
  • La persona miente u omite información respecto el origen del alcohol o destino después de un compromiso para preferir beber alcohol.
  • Los problemas legales comienzan a notarse, ya sea por conducir en estado de ebriedad, por participar en peleas callejeras u otras acciones violentas, en general conflictos con seguir el orden social y normativo
  • Se disminuye el rendimiento académico y laboral, la persona adopta una posición más distraída.
  • Su salud ya no es de su interés, por lo que a pesar de las consecuencias que está viendo física o mentalmente, el alcohólico continuará bebiendo alcohol cada vez más.
  • La persona comienza a beber solo y frecuentar lugares donde expenden bebidas alcohólicas.
  • El aislamiento social o poca interacción en su circulo social o familiar disminuye considerablemente.
  • Actuar a la defensiva.
  • Se reflejan los cambios de personalidad, baja memoria, incapacidad de concentrarse o mantenerse despierto, se nubla el juicio para la toma de decisiones coherentes.
  • Físicamente la persona siente nauseas, falta de coordinación, vomito, mareo, dolor de cabeza intensos, falta de apetito, aumenta o disminuye el peso, entre otras.

Efectos del alcoholismo sobre la salud

El exceso de alcohol de alcohol es perjudicial tanto para la salud física como mental, el cual conlleva a problemas en la salud que se mantienen en el tiempo:

  • Formación de enfermedades hepáticas dado el aumento de la grasa en el hígado.
  • Problemas en el sistema digestivo generando gastritis, ulceras, daños en el páncreas
  • Dificultades e insuficiencias cardiacas.
  • Problemas de diabetes y niveles de azúcar en la sangre
  • Dificultades sexuales.
  • Problemas visuales
  • Daños en los huesos y producción de fortalecimiento óseo.
  • Complicaciones neurológicas y alto riesgo de trastornos mentales
  • Disminución del sistema inmunitario, lo cual hace propenso a contagiarse a enfermedades.
  • Alto riesgo a padecer enfermedades mortales como cáncer.

Programas de prevención para el alcoholismo

La fomentación de programas de prevención a temprana edad sobre el consumo de alcohol debe ser prioridad en todas las instituciones educativas y organizaciones con el fin de disminuir los riesgos de adicción a sustancias con contenido alcohólico, de tal manera que se den a conocer las afectaciones que el consumo de licor trae no sólo para el dependiente sino para todo su circulo social, familiar, laboral y en pareja, tanto física como mentalmente.

Entender la adicción al alcohol compete a todos los involucrados, por ello es importante implementar desde el hogar las consecuencias que este conlleva, dar ejemplo, hablar abiertamente sobre la dependencia o posible adicción, y sobre todo, buscar la ayuda necesaria si ha percibido cambios conductuales o se lo han hecho saber, puesto que a veces nos negamos a ver la realidad de los hechos porque se piensa que se puede controlar, pero el mismo alcoholismo impide en ciertos casos buscar el apoyo que se necesita.

Nadie puede ser feliz si vive atado al pasado. El momento de soltar las cadenas del alcoholismo es hoy.

Quizá te interese:

¿NECESITAS AYUDA?

Déjanos tus datos y uno de nuestros especialistas te llamará, consulta gratis.


Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea