Cómo volver a ser feliz después de una decepción

volver a ser feliz despues de una decepcion

¿Alguna vez te has sentido decepcionado? No hablamos de esa pequeña sensación de disgusto momentáneo, sino de aquel sentimiento que hace hervir tu sangre metafóricamente de diferentes emociones negativas conjuntas cuando algo no resulta como lo esperabas.

La decepción, sin duda unos de los sentimientos que más dolor, tristeza y sufrimiento una persona que ha sido decepcionado puede sentir en ese preciso instante.

Evidenciándose como aquella sensación incontrolable de inconformidad ya sea por alguien o por un acontecimiento, mientras experimentamos como se fuera tener un agujero en el pecho, un vacío insaciable.

Como todo hecho tiene sus consecuencias, la acción de decepcionarse se da por las expectativas que nosotros mismos construimos e intentamos imponer, pero finalmente no se cumplen, sobre una persona o acontecimiento, es decir, todas aquellas ideas, pensamientos, ilusiones, fantasías de un futuro incierto a partir de un pasado marcado, las cuales esperamos hacer realidad sin embargo no acontecen.

Por ejemplo, desde niños crecemos con una imagen impecable de nuestro padre y madre en matrimonio (dependiendo de la manera que se haya sido educado en casa), de tal manera que solemos tomarlos como ejemplo en el camino que queremos para nuestra vida, igualmente cuando vamos creciendo y tomando consciencia del mundo, sin embargo, cuando una madre o padre faltan a su compromiso de pareja por la infidelidad, el fuerte sentimiento de decepción que los hijos sienten al darse cuenta de la acción cometida no se logra describir con simples palabras.

De tal manera, el sinsabor que nos produce la decepción puede permanecer por una prolongada duración de tiempo hasta afectar las actividades diarias pues el estado de ánimo que llevábamos antes de ese punto determinante hace cambiar una pequeña parte en nuestro pensar, sentir y actuar, impidiéndonos en cierto grado sentirnos bien, alegres, felices.

Dichos sentimientos desencadenamos como la frustración, el enfado, la tristeza, la rabia, la desilusión o el engaño, dependen de la intensidad en la que posicionamos la ilusión, la conexión con esa persona, o el vínculo con nosotros mismos.

No obstante, el sentimiento de decepción no es causado por la persona o el acontecimiento, sino la expectativa que uno mismo genera al respecto, pues de alguna forma se esperaba demasiado de ello. Por tal motivo, es común escuchar frases que dicen algo como “no esperes nada de nadie para evitar decepcionarte y mejor sorprenderte de lo inesperado” o “espera lo inesperado”.

Si bien, existen diferentes tipos de decepciones, las cuales con paciencia y fuerza de voluntad podrás superar esta etapa amarga de tu vida:

  • Decepción amorosa y social, de las más frecuentes cuando se trata de crear una imagen superior y falsa de una persona a la que se le comparten nuestros sentimientos, pues uno de los dos influye sobre la vida del otro, alterando la identidad y la autoestima del individuo.
  • Decepción personal, cuando se trata de nosotros mismos podemos ser más exigentes de lo general al querer alcanzar un objetivo o quizá cambiar algún aspecto de nuestra personalidad, por lo que deja un sabor amargo en la laguna de nuestros recuerdos. Pero con ayuda de terapia psicológica, nos llevará a otro nivel de autoconocimiento.
  • Decepción familiar, cuando se habla de la familia, las expectativas son muy altas, por ello la decepción de esta índole puede llegar a ser el sentimiento que más puede herir con pasar del tiempo si no se sabe superar, ya que suele dejar una marca en nuestro sentido existencial. Por tanto, es necesario mantener a través de los años la comprensión, respeto, comunicación y el amor.
  • Decepción laboral, en ocasiones pensamos en una carrera exitosa donde encontraremos el mejor ambiente laboral para desarrollarnos profesionalmente, pero la frustración llega en el momento que no se dan las cosas para alcanzar la meta tan preciada. Recuerda que la perseverancia mientras se persigue un objetivo es la clave para salir adelante.

Entonces, una vez identificado el tipo de decepción que ha causado el malestar, es momento de seguir adelante con tu vida con el fin de recuperar la alegría de tus días paso a paso como un proceso interno de auto sanación al entender que la relación con las demás personas no debería ser como uno cree que ellos son / se comportan, o como uno quisiera que sean, sino aceptarlas tal como son, aceptar la realidad de los hechos.

Dado que muchas de las expectativas se basan en la percepción individual del mundo a partir de los valores y principios personales o en su defecto por las experiencias propias, sigue los consejos a continuación para volver a ser feliz después de una decepción:

  • Trabajar en tu autoestima y fortalecimiento de habilidades de inteligencia emocional.
  • Intenta aceptar las individualidades y libertades de cada persona que te rodea, sin ilusiones o llenar de expectativas tus pensamientos.
  • Entender que las demás personas no deben ser tal cual como tú quieres, pues, así como no debes complacer a todo el mundo, ellos no lo harán recíprocamente.
  • Los comportamientos de las demás son de ellos, por lo que no se puede predecir como reaccionarán o se comportarán tal como se desee.
  • Deja de anticiparte a los acontecimientos y crear ideas fantasiosas en los pensamientos.
  • Identifica las emociones que estas sintiendo sin ocultarte, negar o huir de ellas, simplemente sentirlas.
  • Para algunas personas, hablar de sus sentimientos con una persona de confianza suele resultar terapéutico con el fin de entender lo que está sucediendo y ayudar a reaccionar. De tal manera que pueda compartir el malestar que está sintiendo.
  • El perdón puede llegar a ser un paso difícil de dar en la vida del ser humano, sin embargo, es necesario hacerlo para soltar todo tipo de emociones negativas, las cuales generalmente estancan el progreso del decepcionado.
  • De igual forma, la confianza una vez perdida, es complicado retomarla ya sea con uno mismo o con los demás, pero luego de un tiempo prudente, date la oportunidad.

Permítete adquirir una enseñanza sobre la decepción, pues en momentos de más dificultad es cuando más aprendemos de nosotros mismos, de lo realmente capaz que eres.

 

Quizá te interese:

 

¿NECESITAS AYUDA?

Déjanos tus datos y uno de nuestros especialistas te llamará, consulta gratis.


Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea