Cómo superar la vergüenza

como superar la verguenza

La vida es muy corta para no ser ni hacer.

Todos hemos estado en situaciones donde nos sentimos incómodos y de alguna manera se hizo el ridículo, por ejemplo, cuando nos enredamos al hablar mientras se está hablando frente a un público con muchas personas pues sentimos que se ha cometido errores, se ha sido burla para muchos de los presentes o están juzgando lo sucedido.

En cualquier situación donde sentir vergüenza sale a flor de piel, va de la mano con la sensación de auto opacarnos o menospreciarnos por acciones / comportamientos del pasado, presente y posibles a realizar, puesto que solemos quedarnos con la parte negativa de un suceso, por ejemplo, las personas con rasgos de timidez suelen sonrojarse cuando se encuentran en una situación que tenga que ser el centro de atención, causando vergüenza de si misma por sonrojarse o por cualquier otro motivo que le impide actuar con naturalidad.

¿Qué es la vergüenza?

Nos juzgamos muy seguido para vivir tan poco tiempo.

Ahora, ¿Qué circunstancias te causan tanta vergüenza para detenerte de hacer o decir lo que piensas? ¿Qué te detiene? ¿Miedo? ¿Qué te llevó a ello?

Si bien, la vergüenza es un sentimiento donde creemos perder una parte de nuestra dignidad por una falta que nosotros mismos cometimos, también que causa incomodidad dado por el miedo producir al hacer el ridículo frente a las demás personas ya sea por el comportamiento o acciones cometidas en una situación específica.

Cabe destacar que sentirnos de esa manera es natural, pues está asociado al miedo y la timidez dentro de los parámetros emocionales, sin embargo, en el momento que le permitimos cohibirnos o hacernos sentir mal con nosotros mismos de manera frecuente, el malestar producido interfiere con el desarrollo personal, ya que se asocia a la valoración que las demás personas tienen sobre nosotros.

Por tanto, la vergüenza se asocia con variedad de sentimientos negativos como la culpa, un poco de rabia, auto decepción, impotencia, o frustración, lo cual infringimos un pequeño daño emocional en la autoconfianza que se ha creado, por lo que se adopta un comportamiento reprimido, limitándonos en un plano personal, social y/o profesional.

Por un lado, dicho sentimiento permite que las personas sigan las reglas impartidas en la sociedad las cuales mantienen el respectivo orden. Dado que las emociones son respuestas a lo que acontece en el entorno, nos permite adaptarnos ante un grupo social para comportarse de acuerdo con un orden establecido. Por otro lado, la vergüenza nos permite reflexionar sobre los comportamientos y las actitudes que presentamos de manera repetitiva como respuesta ante un estímulo ocasional, el cual nos recuerda que todo el mundo puede sentirla.

Consejos para superar la vergüenza

Superar la vergüenza ante una situación en específico, consiste en un proceso que se debe poner en practica a medida que pase el tiempo y se presente el malestar. Por ello, te presentación algunos consejos que pueden llegar a generar un cambio en tu estilo de vida:

  • Recuerda que no hay nada de malo en exponer tus imperfecciones, ¡Hazlo con confianza! Los estándares sociales muestran una imagen de perfección que presionan inconscientemente a seguir la idealización del ser humano, pero todas las personas cometemos errores y pasamos por momentos incómodos. Entonces, no intentes a la fuerza a no hacer el ridículo, al miedo de errar, que rían de ti. ¡Aprópiate de tus imperfecciones! Es momento de conocerte y hablar de tus emociones.
  • A veces solemos pensar una y otra vez si debemos decir o hacer aquel acto que merodea por nuestra cabeza pues lo queremos hacer, pero genera nerviosismo por la posibilidad de hacer el ridículo, en ese momento se crean variedad de excusas para cambiar de opinión casi automático. Para ello, comprométete contigo mismo, establece metas, pequeños objetivos diarios, ponte límites dentro de tu propio concepto de libertad, determina desafíos que te ayuden a crecer personalmente.
  • Ábrete a nuevos retos saliendo de tu zona de confort, rompe el cascaron a tu tiempo haciendo pequeñas cosas que no habías hecho antes. De hecho, resulta funcional rodearnos de personas que se expresan espontáneamente pues no están todo el tiempo pendiente del “qué dirán” las demás personas ni de mantener una imagen pública de perfección, simplemente son ellas mismas y son esos ejemplos para seguir los que se necesitan para motivarnos con pequeños pasos a superar la vergüenza.
  • Trabaja en ti cada día para mejorar tu autoestima, mírate en el espero y valora cada milímetro de tu Ser, para ello, trabaja en ajustar tu propia visión y realista sobre ti mismo, de tal manera que puedas ver tanto tus fortalezas como debilidades sin importar las circunstancias que estas viviendo. Sube ese amor propio, no te atribuyas culpa que no te corresponden y agradece por todo lo que te acontece.
  • A veces, resulta conveniente dar un paso atrás cuando la situación se torna abrumadora e incontrolable, de tal manera que dejes de obsesionarte por lo que está pasando ya sea distrayéndote mientras haces alguna otra cosa, pero sólo cuando la situación que te causa vergüenza se aproxima pues es necesario que tarde o temprano enfrentes a tu sombra.

 

Quizá te interese:

¿NECESITAS AYUDA?

Déjanos tus datos y uno de nuestros especialistas te llamará, consulta gratis.


Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea