Cómo dejar de ser envidioso

como dejar de ser envidioso

Es momento de reflexionar sobre nuestro pensar, sentir y la manera como nos comportamos frente una situación que cause un leve malestar específico. Teniendo en cuenta lo anterior, responde con plena sinceridad la siguiente pregunta: ¿Alguna vez has sentido malestar, rabia o inconformidad cuando otra persona triunfa en algún aspecto de su vida?

Para nadie es un secreto que en el transcurso de la vida encontraremos personas que han alcanzado todas sus metas y que a su manera han alcanzado logros significativos, los cuales se autodenominan “personas exitosas”; también, encontramos personas que van por los caminos de la vida quejándose de todo y a la vez de nada, es decir que nada de lo que ellos mismos hacen les satisface, porque toman como excusa que a la otra persona le va mejor sin notar si acaso, los triunfos que han logrado por muy pequeños que sean. ¿Qué tipo de persona has sido? ¿Qué persona quieres ser de ahora en adelante?

Si bien, aquel sentimiento causado al ver que otra persona le va mejor que a uno mismo, es conocido como la envidia, enmarcado en la biblia como un pecado capital. Claramente es una forma de generalizar la manera en cómo se presenta dicho sentir en una persona, puesto que se encuentra un grupo de personas que se alegrarán desde los logros más pequeños hasta la superación de grandes peldaños que acontecen a terceros. En este mundo encontramos todo tipo de personas.

¿Qué es la envidia?

Tal como se mencionó, la envidia hace parte de los siete pecados capitales, ya que según la biblia se refiere al sentimiento que causa pesar ante el éxito que han conseguido otras personas, así mismo significa el deseo de tener lo que otro posee y el deseo simultáneo de que la otra persona no tenga bien alguno.

En resumen, la envidia es desear el mal al prójimo que se convierte en un vicio destructivo conforme pasa el tiempo.

No obstante, la envidia puede llegar a ser un sentimiento positivo cuando se siente admiración hacia otra persona, ya que se toma como ejemplo motivador a seguir del camino que tomó para alcanzar el éxito, los logros o los bienes obtenidos, por ejemplo, supongamos que deseas ganar una maratón, para ello necesitas arduo entrenamiento, conforme pasa el tiempo, te encuentras con personajes que han batido récords cuando recién comenzaron y te inspiraron a seguir ese camino para llegar a ser como él o hasta mejor, en ese caso, la “envidia positiva” pasa a ser admiración al prójimo.

En tanto, depende de las fortalezas mentales y emocionales que las personas van forjando a medida van creciendo, pues existen factores tanto sociales como culturales que determinan las características predominantes de lo que significa la envidia negativa.

Es decir, las personas que tienen envidia emiten a su paso aquella sensación negativa que pasa por sus pensamientos. Aunque no lo creas, consigue envejecer más rápido a las personas pues anteponen una idea pesimista sobre la vida y las personas, antes de cuidarse a ellos mismo. ¿Alguna vez has dejado quela sociedad influya en tus ideas y forma de ser solamente para encajar o ser mejor que los demás? Mejor, ocúpate de tus asuntos admirando las buenas obras del prójimo y serás bendecido.

 ¿Por qué soy envidioso?

Si bien es cierto que suele ser difícil ocultar el sentimiento de la envidia una vez surge, ya que hace parte de la codificación biológica de todo ser humano al querer poseer lo mejor para la conveniencia propia, sin embargo, en la constante transformación que enfrenta la sociedad ¿De qué nos sirve comparar nuestra vida con la de otra persona? ¿Qué sentido tiene anhelar lo del prójimo sin antes agradecer con lo que se cuenta actualmente?

Dicho lo anterior, existen aspectos tanto propios como ajenos a nosotros denominados rasgos neuróticos del carácter, los cuales causan la manifestación de la envidia:

  • Baja autoestima influyendo sobre el autoconcepto, autovaloración, autocrítica y el amor propio.
  • Dejarse consumir por los estándares sociales que conllevan a querer lo que los demás quieres además de desearles el mal.
  • Rasgos de la personalidad egocéntrica, narcisista, un poco antisociales, resentidas, neuróticas, inmaduras y/o mediocres.
  • Son gobernados por el impulso de la ira para la toma de sus decisiones o se quejan de todo lo que existe.
  • Se dejan bloquear con los miedos, temores, creando conflictos constantemente, indecisiones y recurrentemente contradicciones que impiden el desarrollo natural de diferentes aspectos de su vida.

A pesar de que la envidia pueda presentarse como un sentimiento “natural”, no es para nada saludable ni físico ni emocional, sin embargo, una vez se reconozca su aparición y la verdadera razón que ha causado envidia, es posible redireccionar el sentimiento negativo a positivo.  

Consejos para dejar de ser envidioso

La envidia se manifiesta por situaciones específicas, por ejemplo, por que deseas ganar un preciado concurso que otra persona ya lo obtuvo, las cosas que consigue una mujer por su belleza y otra lo desea, o querer que una pareja termine su relación para estar con una de las personas, de cualquier forma, por muy mínima que se presente, genera un grado de malestar.

Por ese motivo, sigue los siguientes consejos para disminuir considerablemente hasta finalmente dejar de ser envidioso:

  • Identifica el detonante recurrente que causa la envidia, ya sea el entorno o a la persona.
  • Reconoce que sientes envidia, no lo reprimas y busca ayuda para fortalecerte emocionalmente de forma sincera para superar el sentimiento.
  • No te compares, intenta vivir tu propia vida sin necesidad de auto sabotear tu propio bienestar, recuerda que el hecho de que otra persona tenga un poco más no implica una amenaza para ti. Valora tus esfuerzos, metas alcanzadas, pequeños triunfos.
  • Celebra tanto tus alegrías como la de los demás, intenta transformar la “tristeza” del bien ajenos en admiraciones. El optimismo es clave para emitir buena energía permitiendo que la envidia se vaya alejando mientras te centras en mantener una actitud tranquila.
  • Agradece por lo que tienes, por lo que no tienes, por lo que te falta, por aquello que conseguirás y por las emociones que te ha proporcionado ya sean malas o buenas, la vida es un camino de constante aprendizaje.

Quizá te interese:

¿NECESITAS AYUDA?

Déjanos tus datos y uno de nuestros especialistas te llamará, consulta gratis.


Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea