Estrategias para disminuir la depresión

Sufrir de depresión es un malestar que cada vez más está afectando la vida de las personas sin importar la edad, religión, capacidad económica o sexo, ya que existen diversos factores tanto internos como externos del ser humano que ocasionan que tengan tantos pensamientos como sentimientos de tristeza profunda.

Así, las personas que luchan contra la depresión enfrentan constantes caídas del estado de ánimo, suelen ser más susceptibles a entristecerse por altos niveles de estrés, contratiempos, decepciones, entre otros sentimientos donde prevalecen el vacío y la desesperanza a tal punto de consumir sus actividades cotidianas.

Es preciso resaltar el hecho de la seriedad con la que se s debería referirse a la depresión como un trastorno mental, es decir, cuando los jóvenes se sienten tristes por una situación de momento, inmediatamente lanzan frases como “estoy deprimido”, sin ser conscientes de la extensa implicación que conlleva padecer de ello.

Sólo quien padezca de depresión, conocer el profundo dolor de su sentir.

Dado que la depresión afecta considerablemente el funcionamiento diario, es posible tratarse para gestionar, controlar y disminuir sus secuelas.

Cómo saber si sufro de depresión

Actualmente, con el bombardeo de información que interactuamos diariamente, solemos distorsionar la realidad de los hechos al dejar que influya en nuestras emociones y estados de ánimos de tal manera que puede causar un malestar representativo en el recorrido de la vida, por ejemplo, al ser consciente de las diferentes tragedias que ocurren a diario a personas inocentes y se absorbe dicha información, solemos sentir la tristeza, dolor o el pesar, pues empatizamos con la situación del prójimo, sin embargo, existen personas que se dispara el detonante para permanecer en ese bajo estado.

Si bien es cierto, las investigaciones científicas han avanzado a tal punto de permitirnos identificar a través de experimento sociales, test y otros métodos, el padecimiento de enfermedades para su efectivo tratamiento. Así, en el caso de la depresión, incluyen diversos síntomas que se manifiestan a lo largo de la vida como:

  • Estado de ánimo irritable
  • Exceso de sueño o dificultad para conciliarlo
  • Fatiga, cambio de apetito y cansancio
  • Baja autoestima, odio hacia sí mismo, sentimiento de culpa
  • Dificultad para concentrarse.
  • Sentimientos de desesperanza, pensamientos de muerte
  • Perdida del gusto por actividades que solía hacer.

Sin embargo, presentar uno que otro síntoma mostrado anteriormente, no significa que firmemente padezcas de depresión, ya que dicho diagnostico debe ser afirmado por un psicólogo o psiquiatra.

Por tal motivo, se invita a la comunidad que seamos cuidadosos y conscientes cuando nos referimos a una enfermedad sin tener conocimiento específico del tema, con fin de respetar empáticamente la situación tanto mental como psicológica de las demás personas.

Causas y consecuencias de la depresión

Las investigaciones y expertos consideran que la depresión se desarrolla por diferentes factores biológicos o genéticos, sociales o ambientales y psicológicos o físicos:

  • Por un lado, el trastorno puede ser heredado por línea genética diagnosticado en antecedentes familiares, influyendo así en el método de crianza y ambiente en el que el menor se desenvuelva.
  • Así mismo, los factores físicos implican ciertos desequilibrios en los neurotransmisores del cerebro que se encargan de regular el funcionamiento adecuado de los estados de ánimo, las emociones, el sueño, los pensamientos, el apetito y el comportamiento.
  • De otro lado, los factores ambientales o sociales dependen de algún trauma que la persona haya experimentado y el shock fue tan inesperado que ocasionó un desequilibrio en su afrontamiento por falta de aptitudes necesarias para lidiar con ello, ya sea la pérdida de un ser querido, accidente u otro evento estresante que conlleva a un episodio de depresión.

En sí, la falta de tratamiento ante la depresión, puede ocasionar que la persona incurra a aislarse parcial o completamente; aumente la posibilidad de desarrollar otro padecimiento de salud mental; disminuye el desempeño de tanto de las actividades cotidianas, laborales, académica como de las relaciones familiares, de pareja o sociales; disminuya el autocontrol ocasionando impulsos de ira hacia las demás personas o por el contrario pasividad absoluta; disminuye el razonamiento para tomar decisiones coherentes; aumenta enfermedades físicas como gastritis, ulceras, presión arterial, migrañas, obesidad, anorexia, debilitamiento del sistema inmunológico; entre otras consecuencias fatales.

¿Cómo disminuir la depresión?

Una vez que se identifica, se diagnostica y se comprende lo que es padecer de depresión, existen diferentes métodos para disminuir sus afectaciones en el paciente:

  • Asiste a terapias psicológicas para mantener en orden tus pensamientos, quitar la carga de ellos y ayudarte a fortalecer las herramientas necesarias para salir adelante como el ser humano valioso e importante que eres en el mundo.
  • Realiza ejercicio físico, a pesar de que es agotador salir a mover el cuerpo, “no se tiene tiempo” o da pereza, es necesario hacerlo, por ello, hazlo al menos 15 minutos diarios, sal a caminar para tomar aire fresco, montar en bici, yoga en casa, baile u otra actividad en grupo o individual que te motivo a seguir a mantener el hábito.
  • Cuida de tu alimentación al intentar mantener tanto tus horas de comida como las porciones de alimento diario, es decir, si sueles comer de 4 a 5 veces al día, procura mantener el ritmo a pesar de lo terrible que te puedes sentir, recuerda que la voluntad es más poderosa que la mente cuando intenta derribarte. Incluye frutas y verduras en tu nutrición.
  • Aprende a identificar aquello que te causa malestar para sentirlo, comprenderlo y dejarlo ir, ya sea expresándolo hacia un amigo, familiar, terapeuta, escribiéndolo, cantándolo, dibujándolo, u otro método que te permita centrar tu atención a pensamientos positivos.
  • De las experiencias se aprende, por tanto, ten presente tus puntos fuertes, tus dones, las buenas personas que te rodean, tu red de apoyo recuerda que todo pasa.

Ninguna enfermedad se cura sola, por ello, hoy es el día para cuidar de tu salud mental, física y espiritual.

¿NECESITAS AYUDA?

Déjanos tus datos y uno de nuestros especialistas te llamará, consulta gratis.


Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea