Cómo superar la fobia a la sangre

La sangre es un transportador de vitalidad a todo el organismo, pero a su vez, puede ser relacionado como sinónimo de un evento negativo, por ejemplo, en las escenas de películas de terror, generalmente emplean el derrame de sangre falsa para inducir la caótica muerte de uno de los personajes sin mostrarlo (a veces), pero nosotros al ver mucho de esto, relacionamos y asumimos lo que pasó.

Si bien, existen diferentes tipos de fobias por cualquier motivo desagradable, sin embargo, el detonante especial de la hematofobia es la sangre, por lo que el paciente procura evitar ir al médico, se limitan a curar una herida propia o asistir a otra persona, o evita realizar diferentes actividades donde el “peligro de hacerse daño” es más alto, como lo es practicar un deporte.

¿Qué es la Hematofobia o fobia a la sangre?

El miedo extremo a la sangre es conocido como hematofobia, el cual se trata de la sensación de repugna o como mecanismo de alerta a un peligro inminente por parte de nuestros sentidos, que la persona quien padece de esta fobia experimenta diferentes síntomas tanto físicos como emocionales.

Generalmente la fobia a la sangre se manifiesta al ver u oler tanto la propia sangre como la de otra persona, ya sea en una pequeña cortada con un utensilio en la cocina, al ver la sangre falsa mientras se está viendo una película, incluso cuando mencionan una ocasión que involucre sangre o cualquier otro escenario donde la incluyan.

En ese sentido, el hematofobico comienza a sentir una serie de síntomas que piensa no poder controlar, por ejemplo, surespiración se agita, inicia episodios de ataque de ansiedad, pierde su sentido de ubicación por lo que presenta nauseas, mareos o vómitos, aumenta la posibilidad de desmayarse pues se disminuye la presión sanguínea de tu cuerpo, hasta los pensamientos se nublan dejando la “mente en blanco” como respuesta anticipada al sobre-pensar lo catastrófico que pasaría si estas en contacto con la sangre.

Recomendaciones para manejar la fobia a la sangre

Para una persona como fobia a la sangre, el nivel de desagrado que siente por la sangre es extremadamente alto a pesar de que tenga conocimiento que todo ser viviente lo posee al funcionar como medio de transporte de oxígeno, nutrientes y demás componentes a todos los órganos vitales, sin embargo, dicha fobia puede haber sido desencadenada por otros miedos anexos donde la sangre esté presente o haber participado en una experiencia traumática donde dicho detonante sea el recuerdo de un momento que el cerebro intenta bloquear.

De hecho, cuando no es tratada psicológicamente la fobia a la sangre, se suele prohibir vivir diferentes experiencias por miedo a enfrentar una posible situación que implique sangre, por tal motivo, se recomienda asistir a terapias psicológicas que combinen diferentes estrategias para reestructurar cognitivamente los pensamientos al analizar la situación objetivamente, sanar posibles heridas que causan el dolor que se siente al ver u oler sangre, entre otras técnicas regeneradoras.

Permítete seguir con tu vida aun con miedo, es posible disminuir tu fobia cuando das el primer paso.

¿NECESITAS AYUDA?

Déjanos tus datos y uno de nuestros especialistas te llamará, consulta gratis.


Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea