Cómo dejar de ser toxico

como dejar de ser toxico

Si bien, las vivencias que tenemos, las decisiones que tomamos y las personas que pasan por nuestra vida, determinan lo que en la actualidad somos, pues como el resultado del conjunto de cada una de las experiencias vividas y con ello, la manera cómo se decide tomarlas, interiorizarlas, aprender de ello o simplemente ignorarlo para dejarlo pasar.

Sin embargo, cuando conservamos los sucesos que negativamente han afectado nuestro propio ser, personalidad e incluso estabilidad emocional sin siquiera aprender la lección que nos deja, sino que lo absorbemos al punto de permitir que exista un cambio invasivo en nuestra conducta, abrimos la puerta a un mundo de negatividad la cual se siente en el grupo de personas o persona que nos encontremos.

Un ejemplo claro para entender a una persona con comportamiento y actitudes tóxicas: supongamos que gran mayoría de las parejas sentimentales que has tenido te han engañado, han tenido un grado de dependencia emocional o en defecto manifestaciones de posesiones sobre la relación, dicha experiencia deja secuelas para una próxima relación donde probablemente el patrón tóxico de comportamiento en la relación se repita, o no.

Pero ¿Saber cuándo eres una persona tóxica? ¿Acaso nos damos cuenta de ello de manera consciente en el momento exacto? Es decir, a veces el ser humano reacciona impulsivamente sin pensar luego de procesar la información del exterior de manera detallada para darse cuenta de una actitud que pueda perjudicar al otro, ya que para lo que a mi me puede parecer “correcto” o “bueno”, para la otra persona no.

¿Por qué dicen que soy una persona tóxica?

Si alguna vez te han hecho alusión que “eres tóxico” o “eres tóxica”, seguramente has tenido actitudes que hacen referencia al sentido de la expresión, es decir que has tenido en repetitivas ocasiones comportamientos que están afectando la naturalidad de la relación independientemente si es con familiares, en el lugar de trabajo, con amigos o con tu pareja sentimental.

Entre dichas actitudes mencionadas anteriormente, se resaltan: el querer tener el control de todas las situaciones en todo momento, es decir, intentar controlar los comportamientos de las otras personas simplemente por que no te gusta lo que están haciendo, ya que, para ti lo que ellos hacen está incorrecto pues tu lo haces mejor.

Otra actitud tóxica que se puede evidenciar son los constantes pensamientos negativos y pesimistas sobre si mismo y los demás, por lo que prefiere responsabilizar a otras personas de sus actos que han sido “señalados” pues frecuentemente te encuentras a la defensiva, tómalo con calma.

El mundo no está en tu contra, pero continuas con ese pensamiento dramático con un sentimiento de vacío interior, pues han pasado acontecimientos significantes que han marcado tu vida, por lo que queda el sentimiento de no volver a sentir esa sensación, por lo que creas un caparazón autoritario para no sentirse vulnerable ante los demás.

Tips para dejar de ser una persona tóxica

A pesar de todas las complicaciones interpersonales que conlleva tener comportamientos tóxicos, es posible dejar de tener ese tipo de actitudes que perjudican tu vida en diferentes aspectos, ya sea en un ambiente familiar, amistoso, laboral, hasta en el plano sentimental.

De tal manera que existen diferentes tipos de estrategias para usar que funcionan al momento que decides de una buena vez que dejarás de ser tóxico, aunque no lo creas, las actitudes debilitan considerablemente la calidad de vida, el bienestar físico y la estabilidad emocional tanto de ti mismo como de las personas que te rodean:

  • Antes que nada, reconócelo. Todo ser humano comete errores y se encuentra en constante crecimiento personal si así lo desea, está bien equivocarse siempre y cuando se corrija para aprender de ello, todos tenemos fortalezas y debilidades para mejorar día tras día.
  • Reencuéntrate contigo mismo. Al perdernos en la acelerada cotidianidad, olvidamos que contamos con defectos los cuales debemos analizar para no hacernos daño ni a los demás seres queridos.
  • Identifica tus sentimientos, ideales y convicciones. Detrás de cada actitud existe un problema o virtud detrás el cual sostiene el comportamiento de reacción frente a una situación, procura analizar de raíz lo que te llevó a dicha conducta.
  • Planifica nuevas conductas positivas a partir de la reflexión reactiva de una situación en específico, por ejemplo, si generalmente controlas la ubicación de un ser querido, procura idear una alternativa que controle el impulso.
  • Recuerda que la paciencia es primordial, pues los comportamientos tóxicos no se van de la noche a la mañana, ten presente que se necesita dedicación y voluntad de mejorar contigo mismo

¿Cómo dejar de ser una persona toxica con mi pareja y amigos?

Las relaciones sociales a veces no suelen ser del todo fáciles, si bien, solemos complicar ciertos momentos con algunos gestos voluntarios o involuntarios, expresiones corporales, pronunciamiento de palabras e incluso ciertas actitudes que dejan mucho que decir sobre las personas.

Por ejemplo, a nadie le gusta estar rodeado de un charlatán que solamente habla de sí mismo y menosprecia las opiniones de los demás por mucho conocimiento que este tenga acerca de un tema en específico que se esté hablando, al contrario, inmediatamente repugna frente los presentes, pues su actitud perjudica considerablemente el ambiente de armonía que se intenta formar en un sano grupo de personas, ya sea en el ambiente familiar, laboral con los compañeros de trabajo, con  los amigos o con mi pareja

Entonces, para dejar de ser una persona tóxica con los amigos, es importante tener en cuenta que la amistad significa la existencia de un vínculo fraternal donde existe una serie de cualidades positivas que permitan crecer como personas, por tanto, actitudes como manipulación para hacer todo lo que tu quieras por medio de la persuasión imponente que generen malestar al otro, impide un desarrollo de dicha conexión de afecto.

Igualmente, dejar de ser tóxico con la pareja implica entender que no te pertenece, implica reconocer que estas permitiéndote abrir una parte de ti a otro ser humano y que abrirás la puerta a la confianza de sentirte vulnerable con carácter, significa tener la estabilidad emocional y sentimental para afrontar el compartir parte de tu vida e historia con otra persona que el cariño de apoyo se ha fortalecido.

Quizá te interese:

  • Consejos para dejar la envidia
¿NECESITAS AYUDA?

Déjanos tus datos y uno de nuestros especialistas te llamará, consulta gratis.


Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea