Bullying o matoneo ¿Qué es y cómo solucionarlo?

bullying o matoneo

¡Combatir el bullying nos compete a todos!

Gran parte de la población sufre o ha sufrido en alguna etapa de su vida matoneo, quizá no lo haya notado por desconocimiento de los hechos o por ignorar la situación, pero está claro que nada justifica la intimidación que una vez enfrentó.

En ocasiones, el abusado sufre el hostigamiento en silencio por miedo a las represalias que su abusador puede tomar contra él. Es por ello por lo que, es necesario poner un alto desde el primer momento en que el niño o joven sienta que está siento intimidado ya sea en la escuela, actividades extracurriculares, deportivas u otras donde conviva con otros menores de edad.

El bullying perjudica a todo ser humano de cualquier edad, raza, orientación sexual, raza, religión, posición socioeconómica o ideal.

Que es el bullying o matoneo

El concepto del bullying ha tomado auge en los últimos años por las crudas consecuencias las cuales habían sido ignoradas, sin embargo, ha sido una problemática que con el pasar del tiempo ha afectado a millones de jóvenes y niños alrededor del mundo.

Si bien, el bullying es considerado una forma de discriminación optando por el acoso de una persona a otra, dado por determinadas características personales como orientación sexual, identidad de género, discapacidad, creencia religiosa; o forma de vida como nacionalidad, situación económica, entre otros factores que el abusador considera detonante.

El acoso, a pesar de que se presente más frecuente en la vida escolar por causa de la constante convivencia de los jóvenes, se puede presentar en cualquier ámbito de la vida, ya sea en el ambiente laboral, establecimientos sociales de entretención, equipo deportivo o hasta en el círculo familiar.

De cualquier forma, se presenta patrones similares de actuación en todos los casos en donde se cuenta con una parte conformada por el abusador y la otra la víctima. Inicialmente el abusivo busca un motivo para causar daño físico o emocional, así impone la diferencia de poder entre los dos sujetos menospreciando a la víctima con actos arbitrarios, por último, se intensifica el ciclo repetitivo.

Tipos de bullying

El bulllying engloba mucho más que simple acoso escolar, dado que traspasa las barreras físicas al afectar tanto emocional como psicológicamente a largo plazo la vida de quien es atacado. Los diferentes tipos de acoso se pueden presentar de manera simultánea, entre los cuales se identifican:

Bullying físico

Este tipo de acoso se caracteriza por la agresión directa contra la victima dejando marcas físicas imponiendo todo tipo de golpes, arrojar objetos, patadas, empujones, escupir, cachetadas, dañar las pertenencias personales y en casos extremos abusar sexualmente.

Hay un dicho coloquial que dice “juego de manos, juego de marranos”, quiere decir que todo aquello que comienza con un simple empujón en el brazo que aparenta un juego inofensivo puede tornarse en una pelea donde se intercambien golpes perjudiciales para el estado fisiológico de la contraparte.

Bullying verbal

Siendo el tipo de bullying más común, consta de insultos, inventar rumores, burlas, bromas mal intencionadas, comentarios inapropiados, críticas destructivas, amenazas de atentar contra la vida, perjudicar su integridad, exponer vida personal, apodos, amenazar con hacer daño a la familia, humillar en público, menospreciar, uso de lenguaje sexual para referirse a la víctima, todo lo anterior con tal de minimizar la autoestima.

La palabra dicha tiene poder, dicen, y ciertamente la negatividad de todo lo que se escucha influye psicológicamente en la vida de las personas el cual afectan su forma de ser a largo plazo, pues queda impregnado por largo tiempo.

Bullying emocional o psicológico

Tanto el bullying físico como verbal dejan una marca duradera en la víctima, por ello, cuando atentan contra la psico, el abusador realiza acciones que infundan el miedo, temor, por medio de la manipulación de las relaciones sociales, exclusiones sociales, extorsionar para lograr un bien material a cambio, avergonzar en público, ignorar presencia de la víctima, engaños, que desestabilicen la estabilidad emocional.

El ataque psicológico que el abusado es sometido a diario se refleja paulatinamente tanto en el cambio de comportamiento como en la imagen personal, intentando ser invisible ante la sociedad, lo cual se convierte en bullying social.

Bullying Cibernético

Dado el avance en cuanto a la comunicación, las nuevas generaciones utilizan la tecnología como nuevas formas de acosar, traspasando el plano físico para llevarlo a la internet, atormentando a la víctima a través de las redes sociales exponiendo intimidades, viralizando rumores para intensificar la humillación, amenazas por mensajes de texto, llamadas telefónicas repetitivas a altas horas de la noche o difundir material íntimo.

Por este nuevo medio de ataque, los daños en la reputación de la victima está en juego, ya que al estar todo en el mundo digital cabe la posibilidad de no reconocer el origen de quien está detrás de todo el daño para tomar las medidas necesarias.

Bullying sexual

Este tipo de bullying aumenta el nivel de trauma que deja en el cuerpo, mente y espíritu de la víctima, puesto que se refiere al acoso sexual en la etapa de la adolescencia en la escuela, comienza con mensajes de texto obscenos, exponer fotos intimas, abusar sexualmente de la víctima. También, es considerada la homofobia como este tipo de bullying. 

Causas del bullying

El momento exacto durante una socialización se destaque al abusador y a la víctima, es poco probable de descifrar, ya que la conducta huma es impredecible, las vivencias de cada individuo son diferentes, y ante todo la estabilidad psicológica para convivir con otros seres vivos.

Si bien, ningún acto de violencia, acoso o discriminación es justificable, tampoco quien es víctima es culpable o blanco fácil para serlo, es decir, que por el hecho de tener el cabello de color diferente no es motivo para que el resto del mundo tenga el derecho de acosar, entonces, se logran destacar ciertas causas que dan pie al inicio del bullying:

  • Algunas personas están genética y biológicamente predispuestas a ser agresivos.
  • Personas expuestas a ambiente de violencia o frustraciones constantes lo cual imitan dicho comportamiento añadido.
  • Falta de habilidades cognitivas para controlar la ira, furia, enojo y lucha.
  • Presencia de problemas familiares como falencias socioeconómicas, discusiones maritales, recibir poca atención y afecto.
  • Intentan mostrar fortaleza externa para no dar a conocer su vulnerabilidad, celo, miedo, como si fuera un mecanismo de defensa ser un brabucón con el débil.
  • Antecedentes psicológicos o de personalidad con nivel elevado de agresión
  • Influencia o presión social, ganas de llamar la atención.
  • Deficiencia pedagógica de valores, bajo fomento de empatía.
  • Falta de corrección en conducta durante la educación.
  • Falta de control autoritario por parte de los tutores, profesores, directivos, adultos responsables al cuidado de los menores.
  • Creencias impuestas erróneas de merecer todo y hacer cualquier cosa aunque le afecte a los demás, es decir, imposición de antivalores marcados.

Cabe resaltar que la falta de atención de los tutores a sus estudiantes y en el entorno pacifico donde deberían convivir, incrementa significativamente la posibilidad de evitar que este tipo de situaciones se tornen en tragedia.

Consecuencias del bullying

Entre las afectaciones que generan las situaciones de acoso, matoneo o bullying recae más que todo sobre la víctima

  • La victima desarrolla variedad de problemas psicológicos que interfieren directamente en la salud física y emocional tanto a corto como a largo plazo en su vida como miedo, desconfianza, estrés, ansiedad social, nerviosismo, hasta paranoia de persecución.
  • En situaciones extremas, la victima atenta contra su vida recurriendo al suicidio.
  • La culpa se apodera de sus pensamientos, lo cual les disminuye la autoestima.
  • Disminuye el rendimiento académico, en las diferentes actividades extracurriculares o responsabilidad, donde es acosado.
  • Se intensifican la fobia, insatisfacción e inseguridad en si mismo, causando indicios de depresión y el aislamiento social.
  • Aparición de alteraciones conductuales como la timidez, soledad, intromisión, introversión, generando dificultades de comunicación con la familia y establecer relaciones sociales.
  • Expresiones neuróticas, enojo, de ira, consigo mismo y con los demás.
  • Abandonar la escuela, mentir para no asistir o incluso solicitar cambio de escuela.
  • Recurrir a sustancias psicoactivas.

Por desgracia, el agresor no presenta consecuencias físicas ni emocionales cuando hace sus fechorías, ya que, en algunos casos, estos logran aplausos, aprobación hasta admiración por otros compañeros por las conductas delictivas que fomentaron, como si fuera una recompensa, los motiva a seguir con sus actos intimidadores.

  • El abusador tiene consecuencias penitenciarias por el delito cometido.
  • Sus actos y aprobación por los demás desencadenan mala conducta, irritabilidad, ira, agresividad, violencia, es decir que queda totalmente fuera de control para hacer lo que se le antoje.

En el bullying, toda la comunidad que presencie actos de acoso está involucrado, ya sea, siendo el agresor, la víctima, incluso la masa pasiva espectadora que no hace lo contrario para detener la situación de injusticia frente al sufrimiento ajeno, por otro lado, la multitud que veneran al acosador por la conducta errática que continúan convenciéndolo.

Cómo prevenir el bullying

Para prevenir actos de acoso, es necesario prestar atención a las señales que el niño, preadolescente o joven el cual inconscientemente expone si no lo manifiesta verbalmente. Caso contrario, ya ha informado sobre su situación, es imperativo atender su llamado creyéndole para brindarle todo el apoyo que necesita con el fin de solucionar el problema desde la raíz.

El niño entonces presenta:

  • Trastorno del sueño, pesadillas, insomnio, cansancio, fatiga y agotamiento.
  • Alteración de la alimentación, desnutrición, falta de apetito o sumergirse en la comida como refugio.
  • Desequilibrio del estado del ánimo, irritabilidad, depresión, ansiedad.
  • Frecuenta dolor de cabeza, mojar la cama.
  • Ojos rojos por llorar, desesperación, nerviosismo, evitar eventos sociales y la escuela.
  • Disminuir rendimiento académico y llegar a casa triste con sus utensilios rotos.

Los niños ven a sus padres o responsables legales como ejemplo a seguir, por ello, al tener el primer contacto, es necesario enseñar valores positivos de respeto y tolerancia por el prójimo, autocontrol y fomento de inteligencia emocional que aumente su autoestima para la comunicación asertiva de sus sentimientos.

Bullying o acoso escolar

La sensibilización social que actualmente ha tenido el acoso escolar ha permitido masificar el problema del acoso escolar que por años se ha luchado, pero con las nuevas tecnologías han incrementado los casos de muertes causados por dicha complicación.

La escuela es vista como una jungla donde rige la ley del más fuerte, el cual existen depredadores y presas. En este caso los depredadores son los abusivos que hacen la convivencia imposible una vez eligen sus victimas haciendo que estas disminuyan su rendimiento académico.

La institución formativa responsable de velar por el bienestar educativo de los estudiantes, se debe promocionar programas de educación con la información verídica, de manera dinámica y pertinente sobre lo todo lo que abarca el bullying, en donde se integre la presencia de los psicólogos especialistas en el tema, profesores y padres de familia, ya que es una problemática que le compete a todos con el fin de fomentar un ambiente seguro mientras aprenden.

Ley contra el bullying en Colombia

Conocida como ley 1620 del 2013 en Colombia, protege los derechos de los niños, niñas y adolescentes en cuanto a la fomentación de la convivencia escolar con el fin de mitigar la violencia en las instituciones educativas impuesta como una ley anti-bullying.  

La ley mencionada, da a conocer la definición sobre el bullying, las consecuencias que conlleva, entre otros modelos informativos con el objetivo de generar consciencia ciudadana temprana en la inmersión de productos educativos que promueven la prevención y manejo del bullying en las instituciones formativas para que finalmente se vean obligadas a tomar las medidas necesarias siguiendo un protocolo en el momento que se presente dicha situación.

Así mismo, expone las infracciones, sanciones e incentivos penales para actores que contemplen conductas que incumplan con las normativas impuestas a nivel nacional, en donde caerá todo el peso del Código Infantil y la adolescencia en las instituciones educativas que se queden en brazos cruzados sin tomar control de la situación.

Finalmente, la participación del núcleo familiar cumple papel fundamental como primea figura de atención al menor que alerte lo que en su vida está aconteciendo.

¿NECESITAS AYUDA?

Déjanos tus datos y uno de nuestros especialistas te llamará, consulta gratis.


Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea