Trastorno bipolar: ¿Qué es?

trastorno bipolar

Los trastornos son considerados enfermedades mentales que afectan la conducta humana, el estado de ánimo y sobre todo los pensamientos que dirigen la manera de cómo se percibe la vida. Entonces, a partir de la combinación de factores fisiológicos, sociales, biológicos y psicológicos, se estimula el desarrollo de diferentes dificultades mentales en el individuo.

Existen personas que se dirigen ante otra en forma de menosprecio con la expresión “eres muy bipolar”, haciendo referencia a una persona que su estado de animo se encuentra entusiasmada y al momento siguiente suele estar molesta. Sin embargo, involucrar dicha frase mencionando la palabra “bipolar” promulga la falta de educación existente respecto a las dificultades que aquellos que la padecen sufren día a día.

La realidad resulta diferente, dado que aquellos seres humanos que padecen del trastorno bipolar experimentan constantemente confusiones psicológicas, es decir, como si su propio Ser estuviese controlado por otra persona en un momento determinado al reaccionar a situaciones de manera poco habitual a como se debería.

Qué es el trastorno bipolar

Quizá en algún momento se presentan estímulos del ambiente que generan un cambio de ánimo, por ejemplo, un niño puede esta feliz por jugar con burbujas, pero comienza a llorar, la razón de su cambio de humor pudo ser causado por que se terminaron u otra razón notable.

Por el contrario, el trastorno bipolar va más allá de un simple cambio de humor repentino, ya que se define como desorden mental en el control de los estados de ánimo presentadas en repetitivas ocasiones.

El desequilibrio biológico del organismo, provocan las variaciones emocionales que se presentan en los episodios bipolares, no obstante, el tratamiento adecuado se puede controlar apropiadamente, con el fin de que factores externos no influyan en la evolución a largo plazo.

Los lapsos de bipolaridad disminuyen la calidad de vida paulatinamente, las actividades que se solían realizar con facilidad y el autocontrol en encuentros con familiares, circulo social, relacionamientos amorosos y laborales, dando hincapié a nuevas enfermedades.

Es tiempo de preguntarte: ¿Con qué frecuencia ha experimentado cambios bruscos de ánimo?, esos mismos que un día parece estar exaltado y al día siguiente la fatiga invade hasta su concentración.

La salud mental es importante para llevar una vida saludable, el tiempo es ahora para cuidar de ella.

Síntomas y causas del trastorno bipolar

A pesar de que el trastorno bipolar es una de las enfermedades mentales más fastidiosas, igualmente tiene alta tasa de tratamientos efectivos una vez se realice el exhausto diagnostico con el especialista. Para ello, es imperativo reconocer los primeros síntomas que se presentan:

  • Perturbación del comportamiento, es decir, interferencia en las funciones habituales de la persona.
  • Dolores físicos, aparición del trastorno del sueño ya sea dificultad para conciliar el sueño o mantenerse despierto.
  • Complicaciones afectivas como sentimientos profundos de tristeza, soledad, miedo, ansiedad, angustia, nerviosismo, tensión, hasta causar depresión.
  • Dificultad para pensar claramente, alteraciones en la concentración y memoria para recordar situaciones recientes, tomar decisiones coherentes, sentir que otra persona le habla en la cabeza e intenta callarla, creencias disfuncionales repentinas.
  • Comportamiento inusual, conducta agresiva, irritante, alterada, incapaz de realizar actividades básicas del diario vivir y de resolver conflictos.
  • Uso abusivo de sustancias alucinógenas.
  • Alteración visual, auditiva e hiperactividad o sentir que la energía aumenta.
  • Episodios maniáticos como la hipomanía, o compulsiones ocasionales.
  • Episodios inconcebibles de euforia, optimismo, exaltación.

En ese sentido, las causas de dicho trastorno no son completamente claras en la actualidad, ya que varían según los análisis de cada individuo, por ello, entra en las posibilidades que la bipolaridad de cause por:

  • Tendencias familiares o por la genética.
  • Estructuras anormales del cerebro durante el proceso de crecimiento, desarrollo o maduración, ocasionando disfunción neuroquímica.
  • Acontecimientos estresantes en la vida de la persona, fortuitos, peligrosos o altamente dolorosos.
  • Fuertes problemas familiares o sociales.
  • Enfermedades congénitas, crónicas o de otro tipo que desliguen el trastorno bipolar.
  • Factores ambientales y estímulos externos.

El trastorno bipolar puede aparecer tanto en hombres como en mujeres, sin importar la raza, el grupo étnico, la edad, la posición social o capacidad económica, en conclusión, puede afectar a cualquiera provocando dificultades durante toda una vida cuando no es tratado apropiadamente.

Trastorno bipolar afectivo

La denominación “trastorno bipolar”, recibe múltiples nombres para referirse a la misma enfermedad, entre ellos trastorno del ánimo, trastorno maniático depresivo, depresión maniática o el trastorno bipolar afectivo.

Desde el ser humano más joven hasta el más viejo tiene altibajos, pero el trastorno afectivo bipolar hace perder el control total sobre sus emociones oscilando entre picos altos y bajos sin relación alguna, ya que afecta directamente el estado de ánimo o afecto

Siendo una enfermedad mental crónica, normalmente los primeros síntomas se hacen notal a mediados de los 20 años, sin embargo, no excluye el hecho de que se pudo haber presentado anteriormente en la niñez y desarrollado durante la adolescencia dado el frecuente estrés que era sometida la persona. Es entonces que puede afectar a cualquiera.

No obstante, la sintomatología que muestra un niño no será igual a la de un adulto ya que los patrones de respuesta emocional a estímulos son diferentes neurológicamente, es decir, un niño puede con trastorno bipolar puede experimentar cambios de humor extremadamente más rápido que el de un adulto, puesto que el cerebro en desarrollo tiende a ser vulnerable con facilidad que el de un adulto.

De todas formas, la forma en que la persona piensa, siente y actúa, se ven afectadas dado por el trastorno afectivo bipolar.

Las emociones extremas que se experimentan son tan frustrantes que, al ser recurrentes, da para reconocerse. Por un lado, reluce lo maniático o el pico alto:

  • Forma de hablar, pensar y comunicar de manera acelerada
  • Siente menos la necesidad de dormir
  • Se exagera el optimismo y energía, aunque pueda estar cansado
  • Actividad física y mental energizada
  • Se muestra impaciente e irritable, poco sensato.
  • Muestra comportamiento incoherente, gasta demasiado dinero, toma decisiones eufóricas y precipitadas.
  • Se muestra osado, temerario, con dificultad para concentrarse.

Pero el pico alto sólo tiene una duración de un par de semanas o unos cuantos meses, por lo que una vez el efecto de uno termine, la persona toca tal fondo hasta caen en depresión:

  • Pensamientos suicidas o intento de atentar contra su vida
  • Perdida de interés en tareas cotidianas o habituales con familia o amigos.
  • Tristeza profunda por un tiempo prolongado, sin ánimo, con fatiga.
  • Sentimiento de remordimiento, melancolía.
  • Dormir demasiado, desvaloración de uno mismo, apatía.
  • Disminución de rendimiento académico o laboral.
  • Incapacidad de deseo sexual
  • Perdida del autocuidado e higiene personal.

Suelen asociar los cambios repentinos de humor con el carácter o personalidad de la persona, pero la verdad es que puede sufrir de un trastorno bipolar. 

Trastorno bipolar tipo 1

El trastorno bipolar del tipo 1 es un tipo de este trastorno que consiste en que la persona experimenta episodios exageradamente maniáticos en donde se necesita atención hospitalaria, de forma consecutiva pero aisladas se producen sucesos de profunda depresión.mujer con trastorno bipolar

La duración del estado maniático suele durar menos de una semana. Generalmente la mayor parte del día y se intenta disminuir la intensidad con el pasar de los días, pero habrá estímulos que reinicien el episodio.

Una vez terminado la fase maniática, cae en estado de depresión al menos por dos semanas. Pero al ser una enfermedad impredecible, cabe la posibilidad que, durante cualquiera de las dos fases ocurran sucesos mixtos al tiempo, es decir ambos síntomas al tiempo generando alteraciones en el estado de ánimo mientras crea conflictos en el procesar la información.

 Las graves afectaciones que produce el trastorno bipolar de tipo 1 oscilan entre leves a debilitar el cuerpo, puesto que incapacita a la persona en desarrollar actividades cotidianas como ir al trabajo, realizar tareas escolares hasta tomar decisiones irracionales.

El trastorno bipolar del tipo 1 es la forma mas conocido en la que se conoce que el individuo presenta los síntomas, pero no es la más frecuente.

Trastorno bipolar tipo 2

El trastorno Tipo 2 de bipolaridad se caracteriza por que la persona percibe episodios leves hipomaníacos (hiperactividad y/o irritabilidad) donde no necesita internación hospitalaria ya que dura un periodo no más de cuatro días. Sin embargo, se presenta al menos un suceso de alta intensidad depresivo.

Durante los cuatro días en el estado de hipomanía, la persona experimenta niveles de ánimo elevado, sin temor alguno, o suele irritarse por cualquier pequeñez, dichos estados persisten conjunto otros síntomas donde la exaltación de las emociones se ven involucradas.

Muchas personas que padecen de este tipo de bipolaridad comúnmente tienen otras afectaciones psiquiátricas, como drogodependencia, trastorno de personalidad o trastorno de ansiedad, los cuales afecta considerablemente las relaciones interpersonales.

La diferencia entre los tipos de trastorno bipolar son el tiempo de duración de un pico alto (manía) a un estado bajo (depresión), gravedad de consecuencias causadas, y los tipos de síntomas que experimenta cada individuo. Pues a partir de ahí, depende el tratamiento, hospitalización o acompañamiento psíquico

El trastorno bipolar de tipo 2 es la forma más frecuente en cómo afecta esta enfermedad, predominando la depresión con altos episodios de hipomanía.

Trastorno bipolar tipo 3

Estimado como un tipo de bipolaridad poco diagnosticada la cual se presentan con etapas maniáticas e hipomaníacos que se originan por el suministro de antidepresivos, es decir, que este tipo de bipolaridad es un efecto contraproducente del consumo de fármacos para tratar la depresión y los síntomas adjuntos.

Entonces, cuando una persona se le es recetado el suministro de antidepresivos, se debe estar atentos a las señales que emite el individuo de hipo/manía, con el fin de determinar un manejo farmacéutico apropiado para la enfermedad.

El trastorno tipo 3 de bipolaridad aparece en pacientes que aún no han desarrollado síntomas de la fase hipomaníaca en exceso, el cual una vez cambian a la ingesta de medicamentos antidepresivos como tratamiento alternativo, presentan características de bipolaridad tipo 3.

En resumen, este tipo se presenta cuando la persona es inducida a medicamentos o narcóticos nocivos para la salud que afectan el estado anímico y sistema nervioso central del paciente bipolar.

Tratamiento del trastorno bipolar

Cabe resaltar que el trastorno bipolar como su nombre lo indica, enseña dos polos durante cada episodio: por un lado, mostrar un comportamiento con mayor nivel de actividad o de extrema alegría y, por otro lado, en un cerrar de otros periodos de profundo vacío emocional con desesperanza absoluta.

Entonces, para disminuir las complicaciones en la salud tanto física como mental que se generan, los profesionales médicos promueven tratamientos que beneficien el bienestar e integridad de cada individuo a partir del exhaustivo diagnostico realizado, ya que otros trastornos pueden ocurrir al par con este.

Generalmente, el programa de tratamiento empleado consta de frecuentes sesiones de psicoterapias y de medicación farmacéutica, recetados estrictamente la dosis indicada según los síntomas particularmente.

Las tareas desarrolladas durante las sesiones psicoterapéuticas son clave para recuperar la estabilidad psico-emocional, ya que se identifican comportamientos y conductas autodestructivas que empeoran la salud del individuo, iniciando nuevos hábitos positivos. Mientras tanto, se desarrollan diferentes terapias asociadas como terapia de ritmo social con el objetivo de mejorar en autocontrol personal y rutinario en la sociedad.

Entre tanto, la función que cumple tanto el terapeuta, el psicólogo, el psiquiatra como el médico general, influyen en el proceso de recuperación alentando al autocuidado, fortaleciendo las habilidades interpersonales, promoviendo herramientas emocionales, entre otros beneficios.

Los medicamente ayudaran a estabilizar el desequilibrio neuroquímico que provoca los estados de ánimo, antidepresivos para ayudar a controlar el sentimiento de tristeza profunda, además de antipsicóticos que disminuyen la frecuencia de episodios y el periodo de tiempo.

Dado caso los episodios recurrentes atenten contra la vida tanto personal como hacia otra persona, se procede a la internación hospitalario o en un centro de rehabilitación, dependiendo de diversas consideraciones.

Finalmente, preste atención a las señales, evite el consumo de cualquier tipo de droga y si sufre del trastorno bipolar, procure suministrar el medicamento previamente indicado por el médico de cabecera. Su salud mental es importante, su vida es prioridad.

 

Quizá te interese:

¿NECESITAS AYUDA?

Déjanos tus datos y uno de nuestros especialistas te llamará, consulta gratis.


Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea