¿Por qué la vida es una mierda?

por que la vida es una mierda

Existen momentos en el camino de la existencia humana que llegamos a tal punto de no tener ni la más mínima idea del por qué estamos en este mundo, caminando sin rumbo fijo dentro de un mar de personas sintiendo es sin sabor del día a día por el rápido pasar del tiempo. Inevitable sentir alegría todo el tiempo y no confundirse de las emociones causadas por cambios neuroquímicos que constantemente se presentan en el cerebro, así, se produce un sinnúmero de cuestiones existenciales dirigidas a una sola culpable: la vida.

Dicho esto, ese sentimiento de rechazo a la vida en que se acumulan diferentes emociones negativas es provocado por el conjunto de experiencias, acontecimientos, circunstancias, sucesos, hechos, noticias o momentos que, en repetitivas ocasiones de un determinado tiempo se presentan en tu vida como un balde de agua fría, como una tormenta sin previo aviso, se lleva con el viento cada esperanza en la humanidad que quedaba en ti.

Es de ello donde surgen las preguntas existenciales como ¿Por qué la vida es injusta?, ¿Por qué a las personas buenas les pasan cosas malas? Dan pie a reflexionar sobre los miles de acontecimientos diarios dolorosos o en leve grado negativos a personas alrededor del mundo que no merece atravesar por ello, incluso los infortunitos propios los cuales nos hacen pensar que la vida es una mierda.

Si bien, como dicen los abuelos: no hay mal que por bien no venga pues no hay dolor que dure mil años ni cuerpo que lo soporte.

Dime tú, ¿Quién te ha hecho tanto daño para pensar de esa manera? ¿Qué te ha causado tanto dolor para llegar a si quiera pensarlo? Tal como creamos una concepción propia de la realidad a partir de la construcción social preestablecida, percibimos el mundo de maneras totalmente diferentes, eso es totalmente entendible, pero, el milagro que es la vida significa recorrer el camino con altos y bajos.

Imagina que subes una montaña, al inicio tienes la meta clara del motivo que te impulsó a subirla en primer lugar independientemente de cual sea la razón, diste el primer paso; a medida que vas subiendo la intensidad del escalar, resbalarte hasta casi caer por haber pisado una superficie poco estable, perder el equilibrio por el agotamiento, entre otras razones más, te hacen quejar a tal punto de nublar la razón que te estimuló a subir, haciéndote preguntar ¿para qué estoy haciendo esto?, sin embargo, continúas, pues ¿Qué sentido tiene regresar si ya vas por medio camino?; sigues adelante, aun “sufriendo”, decides motivadamente continuar sólo o acompañado; al llegar a la cúspide, das un vistazo al recorrido que hiciste y la gratificante sensación de haber logrado el objetivo. Quizá el motivo cambió durante el proceso, pero la sensación al estar en la cima es indescriptible.

La vida es como la montaña, incluso en los días malos confía en que vas a poder, sigue avanzando, disfruta cada paso. Puede que te tome más tiempo que otros en escalarla, y miles de cosas se te presenten, o que se te haga más difícil de lo que esperabas, pero independientemente de la situación que estés pasando o factores externos que influyen en ti, lo lograrás.

A pesar de que el mundo no es como te lo imaginas dado que se encuentra en un constante cambio, la vida de igual manera es fugaz, pero todo depende de cómo quieres que sea aprovechada, ¿Resulta tan difícil aceptar todos los matices contemplados en el significado del existir? De eso se trata vivir, del inmenso mundo por explorar más allá de todos nuestros sentidos y conocimientos, hay tantas cosas nuevas e infinitos misterios por descubrir, por ello, puede ser desgastante juzgar algo tan efímeramente majestuoso como el planeta sin conocerlo por completo y la vida es aquel tiempo que  Dios o el universo nos concede para eso.

Y si, en otras ocasiones se ha mencionado que está bien no está bien todo el tiempo, ya que el pesimismo puede tocar la puerta, pero no es necesario dejarla pasar para permitirle apoderarse prolongadamente de nuestros sentimientos, pensamientos y espíritu.  

Y si, es natural que salgan a relucir emociones de angustia, estrés, rabia o ansiedad, hace parte del sentir y si lo haces es por que estas vivo, puesto que el equilibrio de Ser consiste en posicionar en una balanza estable tanto lo positivo como lo negativo.

Entonces, está en nosotros fortalecer la actitud y el carácter mientras percibimos el mundo tal como se presenten los hechos, no de una manera idealizada tal como quisiéramos que sea, sino con todos tus colores desde los más oscuros hasta los más brillantes, aceptar el milagro de lo que conlleva estar vivo, de a pesar de que tropezamos millones de veces, lo importante es levantarse cada vez mas fuertes, precavidos y con ganas de seguir adelante.

“La vida es dura y es una mierda” es una concepción creada cuando personas se han aprovechado de ti, te han engañado, hecho tanto daño física o psicológicamente, te has roto en tantos pedazos en corazón, entre otras circunstancias, el camino de la vida no está hecho de pétalos de rosas, por ello anda, deja de quejarte por lo difícil que ha resultado la vida para ti, pues de los errores se aprende y en vez de pensar que la vida es una mierda, es más fácil mandar todo a la mierda.

Es decir, simplemente vive, disfruta lo que tienes, no te preocupes del qué dirán los demás, aprecia cada pequeño pero memorable segundo que compartes con tus seres queridos y convives con la naturaleza, abraza más seguido, no te precipites al futuro, exprésate, busca ayuda en momentos difíciles, refórmate, conócete nuevamente, descubre lugares mágicos que anhelan con ansias ser vistos y permítete gozar plenamente de TU tiempo.

Si crees que tu vida es una mierda, es momento de frenar en seco y prestarle atención a lo que estas haciendo, lo que te está aconteciendo y en la manera cómo te relacionas con los demás.

Quizá te interese:

¿NECESITAS AYUDA?

Déjanos tus datos y uno de nuestros especialistas te llamará, consulta gratis.


Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea