Cómo evitar gritar a los hijos

Los gritos también son formas de violencia.

Antes de comenzar sobre el tema, es necesario tener en cuenta que el punto de vista con el que analizamos el panorama es a partir de las experiencias vividas con las cuales nos convertimos en adultos, por ese motivo, debemos posicionarnos en el lugar de nuestros hijos, con tal de empatizar con ellos, es decir, intentar entender lo que los niños están sintiendo cuando son gritados, las consecuencias que esta acción impulsiva les causa a corto y largo plazo, y sobre todo, crecer juntos.

A través de los años, los métodos de educación se han modificado a pesar de que ciertas familias conservan sus directrices de generación en generación, es decir que la manera con la que los abuelos han sido criados, son los mismos métodos con los que padre/madres educan a sus hijos con tal de continuar el legado en principios, valores y normas, sin embargo, los tiempos han cambiado, la tecnología ha sido un importante participe en la educación, desarrollo y relacionamiento de la generación de personas en la actualidad.

Por ende, la forma de educar de los padres debe ir acorde tanto a sus principios educativos como el hecho de adaptarse a la realidad con la que el mundo evoluciona, con el principal motivo de que sus hijos cuentan con las herramientas emocionales, educativas, normativas, hogareñas y sociales, para enfrentar la vida. Por ejemplo, mi padre/madre pudieron “soportar” gritos u otra “muestra de autoridad” como bofetadas o nalgadas por parte de sus padres por que así ellos lo presenciaron en sus hogares, pero hoy en día con la sensibilidad de la sociedad y despertar humana ¿Crees que es una forma asertiva de corregir, ganar respeto o establecer una relación sana con tus hijos?

Porque no se debe gritar a los hijos

Si bien, cada familia presenta diferentes dinámicas de crianza, trato entre los miembros y socialización con las demás personas, por tanto, cada padre o madre cuenta con formas de dirigirse a sus hijos con tal de darles a conocer que están al mando en el orden jerárquico de la familia, es decir que cada comportamiento como padre/madre que se realiza como acercamiento al hijo,  tiene un objetivo, ya sea para corregir, imponer autoridad, ganarse el respeto, responsabilizarse, sentirse amado, entre otro.

Es tiempo que como padre/madre, hagamos una pausa en la rutina y reflexionemos: ¿Por qué le grito a mi hijo? ¿Cuál es el detonante? ¿Se equivocó, se está comportando mal, quiere llamar la atención, está insoportable? ¿Cuál es la verdadera razón o el origen del comportamiento de mi hijo/hija para queme impulse a gritarle? ¿Es necesario gritarle para corregirle, llamar la atención, o reafirmarle que soy su padre/madre y yo mando? ¿Le afecta el acto de yo gritarle a mi hijo/hija? Son algunas preguntas que surgen en el momento que somos conscientes de nuestro actuar al pensar tanto en el bienestar propio como en el de mi hijo/hija en su formación personal, profesional, o en otro contexto de la vida.

Ahora, generalmente se grita cuando nos encontramos en el límite de la paciencia por un acto que el menor hizo o dijo, por lo que subimos el tono de voz para hacernos sentir la autoridad dentro del espacio, sin embargo, ¿Sabes cómo repercute ello en sus vidas? Frecuentemente de forma negativa, puesto que afecta principalmente la autoestima a medida que van creciendo y enfrentando este tipo de “crianza”.

Consecuencias de gritar a los hijos

Ningún padre/madre cuenta con un chip interno para saber lo que están haciendo bien o mal dentro de la formación con la que educan a sus hijos, pero es preciso apuntar el hecho de que gritarles no solucionará algún mal comportamiento o cualquier otro motivo por lo que se les está gritando, por el contrario, genera diversas consecuencias que disminuyen la capacidad social y desarrollo personal del menor desde la niñez hasta su adultez. Todos fuimos niños alguna vez, ¿No?

  • Incrementa el miedo, la desconfianza consigo mismo y con las demás personas.
  • Disminuye la confianza con los padres, se puede deteriorar la relación al sentir desaprobación sobre lo que piensan, dicen, o hacen, por lo que prefieren no interactuar con su padre/madre.
  • Tienden a padecer de depresión, ansiedad, o aumentar los niveles de estrés, pues sienten que aumenta la probabilidad que le agredas físicamente.
  • Aumenta el sentimiento de sentirse inservibles, incapaces, insuficientes, poco valorados o que abusan de tu poder como padre/madre.
  • Genera sentimiento de culpa, inferioridad, intimidados, humillación, tristeza, rabia, comienzan a presionarse a sí mismos, posibilitando que se lastimen ellos mismos.
  • Disminuye la capacidad de fortalecer las herramientas emocionales de los hijos, puesto que se sienten asustados tanto hacia los padres como con las demás personas.
  • Pueden convertirse en personas violentan con los demás ya que toda la rabia que pueden oprimir con su padre/madre, es proyectado hacia la sociedad.

Como educar a los hijos sin gritar

La educación de tus hijos es una responsabilidad que le compete a cada padre y madre de la familia, pues de ti depende forjar, mantener y mejorar la relación con los primogénitos, a pesar de que nadie nace con conocimiento sobre cómo educar a otra persona, se aprende como ensayo y error a medida que transcurre el tiempo mientras se aprende tanto de los errores como de los aciertos obtenidos en la vida como padre/madre de familia, con tal de crecer junto a los pequeños.

Para ello, es posible educar a los hijos sin gritar o alzarle la voz a tal punto que tengan consecuencias a corto o largo plazo durante su desarrollo integral, entonces, se recomienda seguir algunos consejos que te pueden ayudar a no gritarle a tus hijos:

  • En el momento que la rabia invada tu paciencia, haz una pausa, calma, respira, intenta canalizar el sentimiento antes de que explote la frustración del momento.
  • Aprende a controlar la ira para hablar tranquilamente sobre el problema que está aconteciendo.
  • Intenta generar respeto incluyendo la comunicación asertiva en el discurso, haciéndole participe al hijo de la solución.
  • Habla de manera positiva, explicando los hechos, dándole un argumento válido

 

Quizá te interese:

¿NECESITAS AYUDA?

Déjanos tus datos y uno de nuestros especialistas te llamará, consulta gratis.


Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea